El final de la señora Juanita

Por años la política le ha hablado a la Sra. Juanita. Esa señora mítica, representante de  una supuesta persona media, ícono de matinales que vivía en todas las poblaciones y villas del país.

Sujeto popular por excelencia, era amante de cosas concretas, luchadora, sencilla y de pensamientos sociales a nivel local. No se interesaba en los proyectos país, rechazaba la violencia y políticamente amaba el duopolio y navegaba entre ambos.

Leal a Bachelet al mismo tiempo que levantaba carteles con Luis Plaza en Cerro Navia.

Bueno, sonó la Sra. Juanita. Llegó su hora. La sepultamos y la reemplazamos por otra figura icónica.

Las protestas y justas luchas de miles y realmente millones, parieron un nuevo sujeto popular. Un hombre y una mujer, eminentemente joven, profundamente crítica, lúcido, decidida y solidario. Que es políticamente anti neoliberal y opinante, rechaza la hipocresía y se interesa por saber lo que le rodea. Odia al duopolio y se guía por el respeto a los derechos humanos. Que no condena la violencia a priori y que intenta tener una ética en su vida como referente de conducta. Tiene una épica rebelde y prefiere ser disonante mas que asimilado.

El mensaje es claro. Chao Sra. Juanita.

Ya no se hablará acerca de los semáforos y el Lucho Jara no tendrá a quien hablarle en la mañana. Dejaremos de hablar cosas simples y pre básicas y en la tele, dejarán de hablarle a las personas como seres acríticos e inofensivos. De aquí en adelante, partiremos de la base de que las personas tienen posición, que muchas veces no ven televisión y desearán hablar de los abusos, las injusticias y los sueños.

¿Qué hará Lavín? ¿Qué hará la Mónica Pérez?

Se ha dicho que Chile despertó, pero es más que eso. Hubo un 2006, un 2011, hubo manifestaciones tremendamente masivas por el fin de las AFP, hubo la marcha feminista más grande en la historia de Chile este año.

Es decir, objetivamente, mas allá de la sorpresa, Chile no solo despertó, se concientizó, se hizo crítico y hoy, suma y sigue. La protesta se validó socialmente, algo que la Sra. Juanita probablemente hubiera mirado con lejanía y escepticismo.

De la condena a la violencia, pasamos a la comprensión de los fenómenos sociales como productos de causas y no actos de personas dementes. La opinión política se valora y el y la que no opina, está fuera de cacho.

No importa si comparas Chile con Bolivia o si votaste por Piñera y ahora lanzas piedras, lo relevante del nuevo sujeto es que sabe por qué hace lo que hace y evita ser digitado o decir lo que la o el periodista que lo entrevista espera que diga. A diferencia de la Sra. Juanita, no busca complacer, busca la verdad.

Es un nuevo momento que construye una nueva normalidad, vivimos un terremoto social que devendrá en una crisis política, con toda seguridad y este personaje nuevo, Francis, Alex, Dani o Leslie, que no viste corbata ni delantal, que no responde a los prototipos tradicionales y no tiene interés alguno en representar algo, comenzará a dibujar el nuevo Chile que nace.

Sra. Juanita, QEPD.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas