Guiño al militarismo keynesiano

Habitualmente se argumenta en economía sobre las bondades de las políticas contra cíclicas inspiradas en la teoría de Keynes. Esta teoría, así como los ciclos económicos, sube o baja según las moda imperante de sus seguidores o detractores.

En forma simple, esta teoría dice que se debe realizar más gasto público en períodos donde la inversión privada es baja, en línea con el espíritu animal de los inversores. En la vereda del frente se encuentran los economistas más clásicos, que incluso argumentaban hasta hace algunos años que gracias al sistema neoliberal las crisis financieras (y económicas) se habían terminado. Probablemente, ambas visiones seguirán en disputa y se acomodaran ante los hechos.

Muy distinto a lo anterior es una versión del keynesianismo que hizo estragos en la historia de la humanidad, el régimen Nazi utilizó esta política para realizar gasto público en el área de defensa militar, en un esfuerzo para incentivar el crecimiento económico. Las consecuencias son conocidas, la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y la industria armamentista de Estados Unidos con sus bombas atómicas, como segundo actor de esta versión de Keynes. La idea no es crucificar a John M. Keynes por las acciones de Adolf Hitler o de la dupla Roosevelt-Truman, pero es un hecho estilizado que ideas económicas en manos inadecuadas terminan, con alta probabilidad, generando consecuencias funestas para la sociedad.

En nuestra contingencia, un posible guiño al militarismo Keynesiano puede estar incubándose en la propuesta del candidato Kast, quien postula por un lado una estrategia de defensa de suficiencia, pero que raya en el funambulismo estratégico y se acentúa con el rol propuesto relativamente autónomo para las Fuerzas Armadas, y la posible discrecionalidad que se derivan de las propuestas 103 y 329. Este detalle programático opaca otras propuestas que son interesantes para el futuro del país.

En el período de campaña, donde abundan promesas y ofertas, hay que ser cautos y rigurosos en no permitir que se abran espacios que puedan ser utilizados para reproducir los más oscuros pasajes de la humanidad.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas