La humanidad urgida de fraternidad, solidaridad, respeto y amor

La pandemia (pan = todos; demos = pueblo) o enfermedad que ataca a la humanidad nos convenció de la necesidad urgente de abandonar las organizaciones verticales, donde pocos o uno solo determinan lo que muchos o pocos deben hacer. Debemos constituir organizaciones horizontales equitativas entre todos los que buscan el bienestar, desarrollo, crecimiento, prosperidad, justicia, equidad, paz y felicidad de Chile

Un obstáculo para encontrar el remedio es la privacidad de las investigaciones que hacen empresas o países. En un país o empresa descubren que la trombosis y no la neumonía mata por pequeños coágulos y se usan anticoagulantes; en otro se descubre hipoxia silenciosa y el oxígeno debe darse precozmente; en otro se descubre que lo que mata es la hiper-reacción inflamatoria del mismo paciente; en varios  se empiezan a utilizar diferentes fármacos o sustancias para combatir a Covid-19; se descubren nuevas drogas para impedir la coagulación; técnicas de enfermería empiezan a difundirse; se mejoran las técnicas para impedir la difusión de la enfermedad, etc.

Si toda información sobre el tema estuviese centralizada en un organismo mundial y difundida a todo el mundo, todos los científicos fueran un solo equipo y se aprovechara toda información hace rato tendríamos un remedio o un tratamiento muy efectivo para evitar complicaciones y disminuir los recursos médicos necesarios.

Hace tiempo la humanidad debió disponer de un banco de datos internacional de toda la especie humana; los resguardos éticos de confiabilidad, confidencialidad y privacidad son muy buenos.

Respecto a las vacunas observamos la carrera de cada país y laboratorios para encontrarla. Sin embargo la única solución éticamente aceptable es que todas las vacunas sean manejadas por una sola institución muy eficiente que garantice la producción y distribución para toda la especie humana. Debe garantizarse el acceso universal equitativo al menor precio para todo el mundo.

Un crimen por negligencia de la verticalidad pudimos verlo todos en Beirut, una explosión con cientos de muertos y miles de heridos por manejo negligente de las empresas y gobiernos. Una sustancia explosiva, radioactiva, tóxica debería tener un control mundial transparente y todo el mundo saber por donde circula, quienes son los responsables, etc.    

En el manejo de los datos para la toma de decisiones-país, al menos en Chile se ha llegado a una mesa social, pero que sigue en manos del Gobierno a través del ministerio de Salud. No debe ser el Gobierno que maneje este problema, debe ser un organismo de Estado autónomo de funcionamiento principalmente por normas profesionales, científicas, técnicas, éticas, sanitarias, demográficas y por los organismos políticos poblacionales de base como son las municipalidades, juntas de vecinos, organizaciones religiosas.

En Chile es urgente la refundación del Estado como entidad autónoma de los poderes públicos, con organizaciones que funcionen al más alto nivel científico-técnico-ético  y estético. El Estado somos todos.

Es urgente que se haga cargo de las empresas estratégicas y de servicios críticos de los cuales depende la vida, la calidad de vida y el desarrollo de Chile.

El SENAME, el Servel, el INE, la Conaf,  deben ser empresas autónomas del Estado como lo es el Banco Central y lo eran las Universidades del Estado y Canal 7.

La educación, salud, previsión, energía, agua, y otros servicios básicos deben ser garantizados por empresas del Estado de tal modo que podría prescindirse del privado.

El fundamento no es tanto económico sino ético, estructural, organizacional y de justicia.

El único que puede producir y distribuir estos bienes con equidad real tanto en el ingreso de los que los producen como en la distribución de ellos; cobertura total, es decir llegar a todos; sin discriminación de raza, ideología, religión, ingreso, barrio, comuna, y al más bajo precio, porque va a ser sin lucro y sin ganancia por parte de esas empresas, donde los salarios de los trabajadores incluidos los gerentes serán fijados por ley según carrera profesional y de oficio y de la mejor calidad porque el Estado a través de sus universidades estatales (que hay que rehacerlas) y de todos sus convenios internacionales más los mixtos con el privado puede dar la calidad que los privados no pueden dar.

Sólo el Estado puede dar al más bajo precio una educación continua de todos sus trabajadores y garantizar el desarrollo integral de las personas que en el laboran.

La Derecha y el Gobierno deciden discrecionalmente, autorizados por esta Constitución (por lo que debe cambiar a la brevedad), las concesiones de los bienes, propiedades y riquezas que pertenecen a todos los chilenos (al Estado de Chile) como son aguas, pesca, energía, espectro electromagnético y digital y los entregan a unos pocos privados, con lo que se los expropian al pueblo chileno.

Así aumentan la desigualdad al infinito creando castas que tienen la administración de los bienes y riquezas de Chile.

Es vergonzoso que Chile para los salarios que tiene, ofrezca la educación y salud más caras del mundo y tenga una miseria de salud y educación pública.

Por ley se prohibió (indirectamente) la ética profesional y de oficio en Chile.

Por ley (81, LOCE y LGE) constitucional se prohibió que las facultades de Filosofía, Ciencias, Artes, Humanidades, Sociología, Antropología pudieran ser universidad en Chile.

Por ley se generó uno de los sistemas de previsión más crueles del planeta.

Por leyes se genera que siendo la propiedad en Chile estatal, por concesiones del gobierno quede en manos de unos pocos y se burle el principio de equidad constitucional. La Constitución define que el poder o soberanía radica en la nación y no en el pueblo. La nación es una entelequia mental, el pueblo son individuos reales de la especie Homo sapiens.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas