La prueba de fuego del diputado Francisco Undurraga

Muchos no imaginaron el revés que sufrirían las fuerzas de Oposición en la disputa por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Después de todo, el panorama era claro, el oficialismo es minoría en dicha Corporación y el acuerdo administrativo que existía en el conglomerado contrario parecía tener mayor fuerza.

Pero no sólo la política da sorpresas, también existen personas que sorprenden como es el caso del diputado Francisco Undurraga, quien asumirá la primera Vicepresidencia de la testera, siendo el primero en situación de discapacidad que alcanza dicho cargo.

De seguro, la vida no le ha sido fácil al honorable; sin embargo, para ningún individuo con algún tipo de limitación la realidad es diferente. Por el contrario, siempre es necesario que nos esforcemos el doble, nos demoremos el doble y trabajemos el doble cuando nos proponemos alcanzar nuestras metas y, una vez cumplidos estos objetivos, experimentamos una gran satisfacción.

Como ciudadano ciego sé que la discapacidad es un tema que trasciende a cualquier movimiento o partido político, pero también tengo muy claro que los asuntos relacionados con la inclusión de nuestra población la cual no es menor (unos 2.800.000 habitantes), no son prioridad legislativa.

Lo anterior queda en evidencia en los dos informes que ha publicado la Fundación chilena para la Discapacidad.

El primero, publicado a principios de febrero da cuenta que habiéndose cumplido 10 años de la entrada en vigencia de la Ley 20.422 (que establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de las personas con discapacidad) aún existen asuntos tratados en la normativa que no están resueltos como, por ejemplo, la rotulación en sistema Braille de los medicamentos y el abordaje de la prevención y la atención de la violencia a las mujeres con discapacidad.

El segundo, publicado los primeros días de abril pone en la mesa la necesidad de mejorar los procesos de inclusión laboral de las personas con discapacidad a 2 años de la entrada en vigencia de la Ley 21.015.

Por eso, lo que a varios no sorprende es que la discapacidad sea un asunto que siempre cuelga de las carpetas de los legisladores, considerando que no existe mucha presión sobre ellos para dar atención a las necesidades de los individuos que experimentan esta situación, como sí existe respecto de otros tópicos que generalmente son de élite.

Que grata sorpresa y satisfacción sería el hecho que la inesperada llegada de la nueva directiva a la Cámara de Diputados trajera consigo un hálito de esperanza para el segmento al que pertenezco y que podría verse representado por un legislador que ostenta un alto cargo y que ha vivido en carne propia lo que es enfrentar barreras que restringen la participación y el ejercicio de los derechos humanos.

Es de esperar entonces que el diputado Francisco Undurraga tome la bandera de la discapacidad, sacándola del lugar donde se encontraba relegada para posicionarla en la agenda legislativa, a partir de un enfoque de derechos, es decir, dejando atrás el asistencialismo, desempolvando y proponiendo normativas que favorezcan una real inclusión de personas con discapacidad y velen por que ninguna normativa que se apruebe los invisibilice.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas