La verdad en crisis

La “verdad” es verdad sólo si es verdad.

Hoy estamos a merced de  una “verdad” que parece sólo servir a quienes detentan distintos tipos de poder para imponer su  propia interpretación de los hechos  como la única verdadera.

En el caso de la muerte de Camilo Catrillanca, fueron carabineros los que intentaron “instalar” su primera  “verdad”, generando luego un conflicto de interpretaciones.

Sin mayor reflexión crítica, el poder ejecutivo y parte del poder político apoyó dichas interpretaciones, las  que fueron a su vez modificándose en el tiempo, y aún lo siguen haciendo.

No es un problema de “falsas noticias” en las redes, o verdades emocionales.

Es un problema más profundo. Ha dejado de tener sentido la diferencia entre la mentira y la verdad. Los límites donde habita  ésta, a veces, tenue diferencia, están  hoy bajo el imperio de los poderes políticos, ideológicos y de la misma violencia.

Ya no es  que todos mientan, es que comienza a normalizarse esta realidad de la mentira, que paradojalmente llega a  ocupar el lugar de la verdad. Si todo es mentira, nada es mentira, todo es verdad.

Ya casi no es posible saber si realmente murió Camilo Catrillanca. Quizá este hecho nunca existió.

Pero la verdad si existe con un fundamento ético moral. “Es aquello que es capaz de hacernos libres”.

Hemos olvidamos que como nos plantea  Vattimo, es el resultado  “de un acuerdo que no requiere ninguna evidencia definitiva (porque nunca va a poder haberla humanamente como algo absoluto), sino sólo caridad, solidaridad, (honestidad) y la necesidad humana de vivir en concordia con los demás”. 

 

 

 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas