Los riesgos del pos Plebiscito

Qué duda cabe que el movimiento social del 18 de octubre de 2019 fue un día histórico para la ciudadanía de nuestro país, no solo porque puso en jaque al Estado sino que también dejó al descubierto el gran desplome institucional existente, lo que llevó obligadamente al Gobierno a cambiar su agenda de trabajo y al Parlamento a regañadientes a colocarse de acuerdo en buscar un mecanismo que fuese eficaz, participativo y democrático que ayudara en parte a mitigar el malestar social existente.

No obstante lo anterior y luego que el plebiscito ya es una realidad y dará la posibilidad de efectuar desde la ciudadanía una hoja de ruta a través de un proceso constituyente, es fundamental advertir de ciertos riesgos que se corren sobre todo en el proceso del pos plebiscito constitucional.

Una vez concluido el proceso de octubre, pensando en que la opción del Apruebo bajo una convención constituyente es la mejor opción, viene la etapa más compleja que la dupla ciudadanía-sistema político deben enfrentar, puesto que la sola realización de este no dará por solucionadas las demandas emanadas desde el estallido social y que se incrementaron con la pandemia del Covid19, por lo que el primer riesgo que se vislumbra es sobre la posibilidad de que la ciudadanía aumente la abstención por ir a votar, en virtud de que se avecina un sinnúmero de elecciones, constituyentes, municipales, gobernadores regionales, parlamentarias y presidencial, las que podrían eventualmente generar un desgaste.

Por otra parte un segundo riesgo se presenta por la “performance” que los partidos políticos extremadamente fragmentados y los diversos movimientos sociales no sean capaces de construir un relato con un lenguaje simple, inclusivo y entendible a la ciudadanía, puesto que el amplio abanico de ideas podría generar la tentación de actuar bajo la tesis del camino propio y eso sin duda sería una mala señal si se pretende plasmar en la nueva Constitución la solución a las demandas más urgentes como educación, salud, vivienda, trabajo, pensiones, medio ambiente, pueblos originarios, justicia social, seguridad alimentaria, derecho al agua, entre tantas otras.

Finalmente es fundamental colocar atención a los riesgos pos plebiscito en conjunto con una ciudadanía que ejerza su derecho a elegir la herencia de una nueva Constitución a las futuras generaciones y no sólo se quede con la votación del plebiscito de octubre, sino que de una vez por todas entienda que el camino que sigue en el post plebiscito es una tremenda oportunidad de construir entre todos una nueva hoja de ruta que derribe un modelo absolutamente desigual que nació en dictadura mientras desaparecían compatriotas por pensar distinto…

Donde el derecho de propiedad fue asegurado a quien tiene un alto poder adquisitivo y que más aún fue avalado en el regreso a la democracia por la inoperancia del parlamento que no fue capaz de ponerse de acuerdo en buscar el bien común.

Donde los conflictos de intereses son pan de cada día y la justicia actúa bajo la lógica de la segmentación social.

Donde unos cumplen clases de ética, otros son atormentados y otros lisa y llanamente se mueven en las altas esferas del poder sin pagar por los delitos cometidos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas