Patipelados

¿Cómo es que lo están haciendo tan mal? No lo pueden hacer peor. Es la interrogante que recorre el corazón de todas las comunidades del sistema educacional chileno. El paro indefinido de los profesores es una muestra de ello, lo retrata en toda su amplia dimensión. Las comunicaciones con la ministra del ramo, están cortadas, lo malo es que no hay visos de instalar un diálogo para acercar a las partes.

Es cierto que el Mineduc es de por sí complejo, de hecho, el primer ministro de derecha-derecha, Joaquín Lavín, (UDI) fue un verdadero desastre en la aplicación de las políticas implementadas en el gobierno que le antecedió. Piñera se ve obligado a eliminarlo de su gabinete.

Luego siguieron Felipe Bulnes, duró escaso 5 meses, Harald Bayer, acusado y sancionado por el Congreso Nacional y Carolina Schmidt, que logró terminar el periodo presidencial, con una muy  baja aprobación en su gestión.

En esta segunda administración, se creyó en un fugaz instante que las cosas serian diferentes, pero la triste realidad nos demostró todo lo contrario, por ello la baja en las encuestas. El espectáculo que estamos presenciando no deja a nadie indiferente, el relato simplemente es lapidario.

La educación pública siempre está en crisis. Es un barco sin conducción que navega en aguas torrentosas, falta un verdadero timonel que la lleve a buen puerto.

Gerardo Varela, por sus desafortunadas declaraciones duró menos que un candy, en el cargo de Ministro. Fue tan efímero su pasar que no vale la pena siquiera el más leve comentario.

Fue reemplazado por Marcela Cubillos, a partir del 9 de agosto de 2018 tiene tal incendio dentro y fuera de su cartera, difícil de apagar porque lo alimenta con bencina.

El subsecretario, que apenas la aguanta, junto al personal, que poco le dura en los cargos de confianza, lo único que anhelan es un pronto y necesario cambio de gabinete.

En las comisiones de educación del Senado y la Cámara, su desempeño ha sido de permanente confrontación más que de colaboración. Con el Colegio Nacional de Profesores simplemente no hay comunicación y el estudiantado de media y universitario están con la pluma puesta.

Los conflictos no se solucionan, al contrario, se agravan inexcusablemente, por tozudez o incapacidad de gestión, el poncho le quedó demasiado grande.

La guinda de la torta fue la resolución del CNED, 057-2019 detonante explosivo que hizo unir con más fuerza a los maestros que se oponen a que los ramos de Historia, Educación Física y Artes queden como optativos, en los cursos de tercero y cuarto medio, a partir del año electivo 2020, sin medir las consecuencias.

El inefable alcalde de la Condes ya en su mandato ministerial intentó vanamente eliminar la Historia como ramo obligatorio, lo mismo hicieron con Filosofía. La opinión pública montó en cólera, en reversa, tuvieron que mantener el ramo como permanente en los planes de estudios.

Un país que no conoce su historia no tiene memoria, dramático es cuando a esos jóvenes se les castra la posibilidad de aprender, discernir, tener un pensamiento crítico, reconocer valores y pensar sobre la existencia de la vida y del fin último de las cosas.

Los patipelados, a los que se hace referencia, son los que velan para que en Chile existan más ramos de calidad y no menos.

La clase media de la que dicen preocuparse y defender está indignada con este tipo de apelativo soez de la que es objeto. Son los motejados, los que contra viento y marea, no permitirán mutilar la enseñanza al antojo de un par de iluminados que cercenan arbitrariamente las mallas curriculares.

Tuve la ilusa esperanza de que el Presidente en su “Republicana” cuenta pública, le aflorara la estatura de estadista y anunciara el fin de tan atrabiliarias medidas, sin duda habría pasado a la Historia, la misma que su gobierno quiere borrar.

En fin, es pedirle peras al olmo. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas