Plebiscito constitucional en enero

Considero urgente que se establezca un cronograma definitivo que defina una hoja de ruta en todo este proceso de cambio y transformación que debemos iniciar. 

Si bien se están abordando soluciones urgentes y necesarias, hay un tema de fondo del que no hay pronunciamiento y mientras no exista esta primera fase de este proceso no estará cerrada.

Me refiero a la nueva Constitución que hoy todos los sectores están dispuestos a abordar. El presidente y los sectores de gobierno y oposición están dispuestos a abordar el tema que podría solucionar los aspectos estructurales de esta situación. Pero aún no hay fecha ni plazo. 

Propongo que se establezca una agenda en la que se defina un Plebiscito Constitucional en el mes de enero. Su objetivo es consultar al país si esta dispuesto a generar una nueva carta fundamental y de que manera. 

Este es un paso básico y muy necesario, dado que, si bien es un consenso entre los que marchan, éstas en ningún caso han alcanzado en todo el país a un número de 4 millones, lo que no alcanza al 30% del padrón electoral. 

¡Aquí todo el país tiene que pronunciarse! 

Esto es básico y fundamental. Para no extenderlo en el tiempo y no se enfríe el movimiento, propongo que se fije para el mes de enero y con voto obligatorio. Para ello se requiere generar una reforma constitucional a la mayor brevedad. 

A partir de este anuncio creo que hay que transformar las marchas en encuentros auto convocados, organizados por los municipios, por el gobierno o por organizaciones sociales. En fin, lograr que el país sea invitado a un estado de asamblea permanente. 

Estas asambleas me parece que deben cumplir tres propósitos: 

Primero, informar y hacer claridad sobre lo que es la Constitución y sus contenidos. Presentar diversas alternativas para su implementación. En este proceso se debe priorizar la información y educación no el adoctrinamiento ni las consignas políticas. De esa manera preparar a la población para una informada decisión. 

Segundo, trabajar en el país y en la sociedad que queremos. Ver el tipo de institucionalidad que creemos es mejor para el país: mantener el presidencialismo o ir a un sistema semipresidencialista.

Dentro del Modelo de mercado discutir como hacerlo más social. Ver distintas alternativas en el mundo de Estados benefactores que aseguren beneficios básicos como educación y salud de calidad, como pensiones básicas justas aseguradas por el estado para todos.

Es una forma de dar seguridad y estabilidad básica para todos por igual. En el fondo nuestra sociedad no quiere seguir viviendo como “loro en la cuerda”.

Aquí podemos trabajar, concordar y acordar todas las demandas que hoy se piden.

Es preciso también establecer plazos realistas, tanto para la configuración de las demandas tantos básicas como permanentes. 

Tercero, revisar también los cambios culturales que debemos realizar en nuestra sociedad. Por ejemplo, si seguimos admirando al vivo como un héroe en el país y que es totalmente transversal entre todas las clases sociales, no tendremos nunca un mejor futuro. 

Si el vivo se aprovecha de todo lo que puede, mientras no lo pillen, es porque seguimos en una sociedad individualista donde primero, segundo y tercero soy yo y los demás no me interesan. Si genero daño a otros con mi conducta, no me interesa. Pero yo lo aproveché.

Aquí están los que falsean las fichas sociales, los que sacan subsidios que no le corresponden, los que tratan de eludir impuestos, los que roban recursos de sus instituciones, los que se coluden, los que pagan lo menos que se puede. La lista es muy larga y sería de varias páginas. 

Sin una profunda claridad que en una sociedad tenemos derechos, pero también deberes y así como exigimos tenemos que dar. No haremos una sociedad mejor y más feliz, aún cuando logremos más equidad social y una nueva constitución. Tenemos también que cambiar y mejorar nuestra conducta. 

Por lo tanto, llamemos a un Plebiscito para enero y continuemos con diálogos y encuentros. Esta es una nueva etapa. Las marchas ya cumplieron su misión de generar consciencia de la realidad ahora propongo se pasa a una segunda fase.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas