Rechazo

¿Qué rechaza el rechazo? Para ser justos. Ambas opciones tienden a cierta transversalidad, sin embargo, el rechazo tiene una ventaja ético-política que es su principal fin, el rechazo a la insurrección para recuperar la estabilidad democrática del país.

Las sombras ideológicas del rechazo dicen relación con el esfuerzo de algunos de sus partidarios de intentar resucitar el neoliberalismo, proyecto agónico que se encuentra en las mazmorras de las ideas, recurriendo a fanáticos anarcocapitalistas para recuperar el añejo discurso de “Von Hajek” y “Friedman”. Pero esta intentona, no será más que una bravata política del momento, porque la gran mayoría de los actores políticos tienden a un Estado con sentido de responsabilidad social.

El rechazo al ser la única opción contra la insurrección para recuperar la estabilidad democrática es reamente una opción nacional y popular que se contrapone a la opción dada vez más manifiestamente totalitaria del apruebo.

El espíritu totalitario del apruebo, que ya viene desde el gobierno de Bachelet, no convencerá a los electores de la violencia y el terrorismo con el disfraz del estallido social, ya que la experiencia de humillación y violación a la dignidad de las personas, la destrucción de su vida cotidiana y la angustia social no será gratis, se cobrará un alto precio por aquello.

La paranoia discursiva del apruebo de asociar el rechazo al caos, clásico recurso pinochetista del plebiscito del 88, y de circunscribir la opción aprueba al cambio del modelo a través de una nueva Constitución, se irá cayendo a pedazos, por cuanto, muchas de las reformas estructurales no necesitan de una nueva Constitución, sino que, de leyes y decretos, a lo más de reformas constitucionales, que con auténtico espíritu democrático y voluntad de acuerdo se pueden lograr. No se trata en ningún caso de mantener el estatus quo, sino que de generar cambios desde la democracia.

El discurso del apruebo se deslegitima aún más al convertirse en una amenaza contra el pueblo de Chile, advirtiendo que si llegan a votar por el rechazo la violencia se acrecentará, confirmando su complicidad con el proceso insurreccional.

Dicha complicidad ya se hizo notar desde el inicio de la insurrección a través del hecho de la ausencia total de condena de la violencia y el terrorismo por parte de la oposición oficial.

Finalmente, el rechazo es una opción, aunque transversal, representa el sentido común nacional, que, si bien representa distintas visiones ideológicas, privilegia la patria como base para cualquier proyecto nacional. El rechazo es, en consecuencia, la expresión del bien común de Chile.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas