Triunfo de Orrego y votantes de derecha, sobre el uso y abuso de una cita de Tomic

Claudio Orrego ganó la segunda vuelta en las elecciones a gobernador de la Región Metropolitana frente a la candidatura de izquierda de Karina Oliva. Claramente hubo un voto de derecha que, al no haber candidaturas de su sector, se inclinó a favor de Orrego, motivado, fundamentalmente, por convicciones anti izquierdistas. Esa situación ha dado para que se haga circular por redes sociales una antigua frase de Radomiro Tomic que dice "cuando se gana con la derecha es la derecha la que gana".

Sin embargo, es necesario entender el contexto y sentido de la cita para saber si se relaciona en algo con lo que vivimos en la elección del domingo.

Es cierto que Tomic era un líder de la DC cuya apuesta en los años '60 fue ganar junto con la izquierda y nunca con la derecha. Su propuesta de Unidad Social y Política del Pueblo, como alianza entre la DC y los partidos de izquierda fue rechazada tanto por el PC como por el PS, y también por la interna de su propio partido, que lo eligió a él como candidato en 1970, pero no a su tesis, pues la tienda de Frei Montalva siguió apostando por el "camino propio". Pero, mucho antes que eso, ni Tomic ni nadie de la DC cuestionó que en 1964 se ganara con votos de electores afines a liberales y conservadores que vieron que los partidos tradicionales de la derecha restaban su apoyo a Julio Durán en virtud de una lectura que asumió como urgencia parar a Allende. No hubo cuestionamiento porque aquella vez Frei no pactó su programa con la derecha. Años después el gobierno de la DC impulsó la reforma agraria y la derecha tocó fondo.

Las veces en que sí hubo cuestionamientos dentro de la propia Democracia Cristiana fue cuando apareció en el horizonte la posibilidad de hacer pactos electorales con la derecha. Por ejemplo, en marzo de 1973 la DC fue a las elecciones parlamentarias con el Partido Nacional para enfrentar como oposición unida al gobierno de la Unidad Popular. Conocidos los resultados, Radomiro Tomic hizo una exposición muy crítica de tal estrategia en el plenario de la Democracia Cristiana, donde remarcó una idea fuerza: "cuando se gana con la derecha es la derecha la que gana", en el sentido que un pacto con quienes no querían transformaciones sociales en Chile impedía a la DC convocar a quienes sí querían esos cambios, pero no eran marxistas.

Tomic pensaba que la oposición a Allende debía ser la de un proyecto revolucionario frente a otro proyecto revolucionario de naturaleza distinta y no la de un proyecto que terminara imbricándose en una alianza con los conservadores. Pero ello no nos debe llevar a confundirnos, Tomic era un DC, no un político de la izquierda.

Lo que ocurrió el domingo 13 de junio, guardando las abismantes distancias, se parece más a Frei ganando en 1964 con votos de gente de derecha que a un pacto como el que motivó, en su momento, la crítica de Radomiro Tomic. La Democracia Cristiana, por su condición centrista, continuamente apuesta por recibir apoyos en votos de electores de derecha o de izquierda, eso nunca será una novedad. Lo novedoso será si hay cambios en los pactos. En esta ocasión Orrego no apareció pactando programa ni fotografiándose con personeros de Chile Vamos. Ganó la DC y lo cierto es que la cita de Radomiro Tomic no viene mucho al caso, salvo que se sea mal perdedor.

Lo que debiera hacer la izquierda de Apruebo Dignidad es pensar por qué fue insuficiente el apoyo movilizado, más que obsesionarse con el voto del "rechazo" o de las comunas ricas que se inclinaron por su contendor. Esa es mi humilde invitación como ciudadano, como votante de izquierda, como votante de Oliva, como votante que perdió porque sacamos menos votos, y habrá que analizar por qué.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas