A 22 años de la Pascua del cardenal Silva

Este 9 de abril se cumplen 22 años de la presencia del alma del cardenal Silva ante Dios Todopoderoso. El cardenal Silva Henríquez fue un líder valiente y carismático de la Iglesia Católica, que puso toda su influencia y su poder al servicio de su prójimo. Tuve el privilegio de compartir vida y esperanza en su denodada lucha por lograr que el amor impere siempre en nuestros corazones.

El mejor homenaje que podemos rendirle hoy, al recordar los 22 años de su Pascua, es transcribir una oración privada que tuvo con Jesús, sin percatarse que tenía el micrófono abierto. En esa oportunidad le rezó a Jesús acerca de la razón de su profunda vida sacerdotal con esta oración(1):

"No soy nada...

Tú no puedes querer, Señor, que todo el esfuerzo de este hombre que Tú llamaste a tu servicio, sea inútil.

Por tu amor, por tu bondad, haz que se cumpla la palabra de tu sacerdote: te pido que crezca el amor, que llegue la comprensión, que los hombres sean hermanos, que se acabe la violencia, que se termine la guerra.

Señor, te lo dice el pobre niño que Tú llamaste hasta aquí, y que ha dejado muchas cosas por seguirte. Tú no puedes dejar de responder a este llamado. Tú eres mi Padre, Tú eres mi amor, el único amor de mi vida.

Gracias, Señor por mi impotencia, por mi debilidad. Te pido serte fiel siempre a pesar de todo ello. Te pido que me incline ante la verdad: que yo la manifieste; que no me deje vencer ni aun por el afecto que yo les debo a los más pobres, y a los más humildes; que no me deje vencer por no ver la justicia; que la vea, que la sirva, aunque a veces sea doloroso el servicio, el estar a tu servicio.

¡Qué difícil es, Señor, todo esto! ¡Qué difícil es entrar en la lucha de los hombres para apaciguarlos, para hacerles creer que amar es mil veces más hermoso que odiar y que una vida, una ciudad, un Estado, una nación no se construyen sino con el amor!

Tú, Señor, eres el Camino, la Verdad y la Vida.

¡Déjame, Señor, seguir este Camino, déjame vivir la Verdad, déjame llegar a esa Vida que me espera!

Te lo pido humildemente, por el amor que yo siento. Así sea".

(1) Extraído de "Mi amigo el Cardenal", Reinaldo Sapag, Ediciones Copygraph 2007

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas