">

El obispo rojo

"Quiero que en mi país vivan con dignidad", Raúl Silva Henríquez.

La Iglesia Católica chilena que hoy pasa por sus peores momentos, a causa de los sucesivos escándalos al interior de la curia por las lapidarias acusaciones de pedófila y corrupción; sin embargo, a quienes profesamos la fe nos mueve una obligación moral de recordar a quien fuera el denominado "obispo rojo" de nuestra sufrida y maltratada nación.

Como dato biográfico, nació en Talca, el 27 de septiembre de 1907. Se cumplen 114 años de su natalicio. Fue sacerdote salesiano, obispo de Valparaíso, sucesor del cardenal José María Caro. El papa Juan XXIII lo nombró la máxima autoridad de la Iglesia Católica chilena.

Curioso nunca fue el postulante preferido, por el contrario, Emilio Tagle era la carta de la burguesía conservadora de la época. Este joven obispo fue muy adelantado para esos tiempos, tiempos de cambios indispensables en una sociedad vergonzosamente injusta.

Conducir la poderosa Iglesia Católica, que mantenía una relación directa con el poder político patriarcal, era su misión terrenal, la cual estaba destinada a guardar y proteger los arcaicos apellidos, la propiedad privada de la tierra, y la explotación a los peones.

Cambiar esto era una osadía y atrevimiento inaudito, sin precedente alguno.

El segundo cardenal de Chile aprendió del extinto presidente radical, del Frente Popular, don Pedro Aguirre Cerda, cuyo histórico lema fue "gobernar es educar". Una enseñanza que lo marcó durante toda su vida sacerdotal como cura educador.

Su sensibilidad social quedó impregnada en su quehacer a partir de sus primeros pasos en el sacerdocio, donde su objetivo principal fue la creación y fundación de colegios, escuelas industriales, y distintas universidades, para dar oportunidad a las y los jóvenes que no podían acceder a la educación formal, y menos a la superior.

Fui con mucho orgullo uno de sus colaboradores en este y otros proyectos educativos, del cual me honra de ser uno de tantos directores de la Fundación DUOC, "el compromiso de la Universidad Católica, con el pueblo", miles de estudiantes pasaron por sus aulas, a los que les cambió sus vidas, a ellos y a sus familias.

Todo un proceso revolucionario de educación popular, para quienes, teniendo talento y capacidad, jamás podrían alcanzar una especialización en alguna carrera técnica que le sirviera en su porvenir.

El director ejecutivo, P. Juan Baga Ballus, bajo el auspicio del rector Fernando Castillo, nombrado después de la reforma universitaria, logró abrir 103 sedes, en todo el país. Lamentablemente, ahora esta casa de estudios profesionales es una institución mercantilista, a la que sólo le preocupa el lucro a todo evento, antes que promover al necesitado estudiante egresado de enseñanza media, que no puede ingresar a la universidad por recursos o por puntaje, en la PSU.

Don Raúl tuvo una especial sensibilidad social, quedó reflejada en un libro titulado "Mi sueño de Chile", patética su necesidad de justicia, donde todos y todas vivamos con dignidad, donde la lucha contra la miseria sea una tarea de la cual nadie puede sentirse excluido. Aspiraba a un país donde no exista tanta miseria, moral y material, especialmente para los pobres, la educación sea igualitaria para que cada niño o niña tenga una escuela donde estudiar; casi profético que los enfermos, especialmente los terminales, puedan acceder fácilmente a la salud pública, reclamaba una y otra vez en sus predicas, que los jefes de hogar tengan un trabajo estable y un sueldo justo que les permita sustentar y alimentar a su familia.

"La caridad de Cristo nos urge" fue su lema y su orgullo cardenalicio, nada ni nadie lo hicieron separarse de ese concepto de vida sacerdotal. Dirigió y modernizó la anquilosada Iglesia de Santiago, creando nuevas vicarias, acercando el evangelio a la gente, no sólo con el don de la palabra de Jesús, si no con hechos concretos que permitieran tener confianza en una institución comprometida verdaderamente con la gente.

La situación de la mitad de la población era paupérrima y un tercio vivía en la miseria más absoluta, muchas familias alojaban en cuevas, en campamentos y conventillos. El alcoholismo y la desnutrición infantil mataban a miles de niños, hombres y mujeres enfermos de tuberculosis, sífilis, pestes y epidemias letales.

Fundó Caritas-Chile, del cual fue su presidente mundial, consiguiendo alimento, medicina y casas pre-fabricadas, con la ayuda alemana de "Misereor" la que respondió con creces a sus reiteradas solicitudes, confiando plenamente en su incorruptible prestigio y rectitud.

La reforma agraria, del asesinado ex Presidente Eduardo Frei Montalva, que le dio dignidad y justicia al campesinado chileno, se inició cuando el cuestionado obispo Silva Henríquez entregó las propiedades agrícolas de la Iglesia Católica, formando cooperativas campesinas para quien la trabajara y produjera.

"He amado intensamente a mi país", por tanto habló y dialogó con cuanta autoridad mundial estuvo a su alcance para evitar la guerra entre Chile y Argentina, logró que el papa lo escuchara, a minutos de iniciarse la confrontación, el Vaticano aceptó ser mediador nombrando al cardenal Samoré como el interlocutor válido para ambas partes.

Fue perseguido y vilipendiado, hasta por sus propios colegas obispos, "por ser la voz de los sin voz ", en plena dictadura militar, toda una hazaña, primero con el Comité Pro-Paz y luego con la Vicaría de la Solidaridad, en defensa de los perseguidos, detenidos-desaparecidos, torturados, presos políticos, relegados y exiliados, fue la excusa para que sus odiosos enemigos le motejaran como el "cura rojo".

Miles de chilenos y chilenas, en todo el país lo despidieron a su fallecimiento, acompañándolo a su última morada para estar junto a Cristo, a quien sirvió con pasión, algunos en silencio sepulcral, otros con la desesperanza de quedar huérfanos, llorando desconsoladamente, hombres mujeres, jóvenes y niños, se unían en un solo grito fúnebre: "Raúl, amigo, el pueblo está contigo", ahora y siempre.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas