Todos somos Osorno

Las relaciones entre el Estado  Chileno y el Estado del Vaticano, no pasan por su mejor momento, las últimas  declaraciones vertidas por el  Papa, causan  molestia y estupor en el país.

En consecuencia la Cancillería , tendría tomada la decisión de cambiar a la Embajadora Mónica Jiménez, dado que se requiere una representante que sea escuchada en los círculos diplomáticos de la Santa Sede, donde gobierna el máximo  líder espiritual del catolicismo.

Durante la  reciente visita del Papa  a Bolivia, declaró “que era justo darle una salida al mar” en consecuencia que el  Prelado  argentino,  conoce de sobra que el tema  ante todo, pasa por una solución bilateral.

La Corte Internacional de Justicia, en la Haya, estaba por emitir un fallo, sobre la  competencia  del Tribunal  respecto a la demanda presentada por  nación limítrofe: Era obvio perdimos 14 votos contra  2, un resultado desastroso, aunque se diga lo contrario.

Entrevistado en el  Vaticano, respecto al nombramiento de Juan Barros,  Obispo  de Osorno, quien fue rechazado ampliamente por las comunidades católicas de base, además por los jesuitas y la congregación de los Sagrados Corazones, señaló  que nuestros compatriotas sureños eran “unos tontos” y como si fuera poco, “todos los que reclaman unos  Zurdos”

Es cierto que el Papa Francisco, tiene un breve Pontificado, que  trata  de cambiar la pésima imagen de la Iglesia Católica  en todo el mundo, por los reiterados casos de pedofilia, depravaciones  y corrupciones cometidas al interior de la Curia, por ello muchos le admiramos en la titánica misión de limpiar la casa por dentro.

Pero siendo muy loable su labor Apostólica, no  da derecho alguno referirse en forma tan dura y peyorativa  de compatriotas,  que no desean tener como Obispo de la diócesis, a un  prelado  que es acusado por  complicidad en los abusos cometidos por Karadima, personaje siniestro de la iglesia católica chilena.

El cura Berríos s.j.  clarito para expresar sus opiniones  dijo que Francisco, estaba equivocado o mal informado cuando emitió tales declaraciones, reafirmando que “los denunciantes del cura pedófilo son héroes de la Iglesia”.  

Atreverse a declarar  los hechos a la justicia y enfrentarse a la maquinaria de poder, con  abogados, pagados con el diezmo  de los fieles  es  de una gran valentía, aunque  no se entienda ahora en toda su dimensión, el paso dado.

Recordemos que Andrés Murillo, James Hamilton, Juan Carlos Cruz, Luis Lira, Fernando Battle, todos víctimas del cura pederasta, recibieron  la condena  y el rechazo de la parroquia El Bosque. Distinguidos políticos y poderosos empresarios de las familias  ricas de Chile, rasgaron vestiduras, apoyando  y financiando  al sacerdote demandado  por degenerado y abusador de menores.

“El dedo de Dios” apunta claramente a todos los que siguen haciendo un daño irreparable a la cristiandad. No se trata de un simple lavado de cara o de imagen publicitaria, es algo mucho más profundo, si queremos que los fieles no le den la espalda a Roma.

Los tiempos han cambiado  y los feligreses del mundo católico, exigen cambios concretos respecto a curas  y obispos, cómplices de la perversión criminal cometida contra niños y niñas. La ley pareja no es dura, y quienes sean  condenados aunque vistan sotanas, deben pagar por sus horrendos pecados.

A propósito, ¿la Cancillería habrá presentado una queja formal al Vaticano por el trato vejatorio hacia los osorninos por ejercer el sagrado derecho de petición, al oponerse a tan cuestionado nombramiento? ¿O simplemente  nos haremos los tontos?

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas