La eficiencia de la derecha y las farmacias populares

Es por todos sabido que los presupuestos Nacionales, al igual que los Municipales se aprueban a fines del año anterior al de ejecución propiamente tal, por lo que el impacto de las decisiones de los gobiernos siempre tardan un par de meses en expresarse. 

Caso especial representan los años de cambio de gobierno, ya que el presupuesto de todo el primer año, de cualquier nuevo gobierno, es aprobado por el anterior, pero gestionado por el nuevo.

El 17 de octubre del año pasado, en conjunto con varios diputados y diputadas denunciamos la propuesta del gobierno, en el primer diseño presupuestario de la administración Piñera, de reducir el presupuesto de la Central Nacional de Abastecimiento, en adelante CENABAST, que es el principal abastecedor del sistema de Farmacias Populares, nacido a partir de la instalación en nuestra comuna de la  primera Farmacia Popular del país.

Nuestra preocupación era que dicha reducción buscara, sin decirlo explícitamente, debilitar a las Farmacias Populares, de manera de volver a potenciar al mercado farmacéutico, el mismo que se ha coludido para aumentar sus utilidades a costa de la salud de las y los ciudadanos de nuestro país. 

La respuesta del gobierno y de algunos diputados oficialistas fue que la disminución aludida era para hacer de CENABAST una institución más eficiente y eficaz y que lo que se buscaba, era traspasar parte del componente logístico de CENABAST y particularmente la distribución, directamente a los laboratorios, para hacerla más eficaz y al mismo tiempo, evitar pérdidas por efecto del vencimiento de los medicamentos en las bodegas de la institución.

Han transcurrido recién dos meses del presente año, que es el primero con presupuesto diseñado y gestionado por la administración Piñera y lo que anticipábamos en octubre, lamentablemente se está comenzando a hacer realidad.

De las compras programadas por nuestra Farmacia Popular, el porcentaje de cumplimiento de CENSABAST durante el año 2017, con presupuesto diseñado y gestionado por el gobierno anterior, fue del 76,7%.  Este comportamiento que si bien no era el ideal, presentaba un incremento respecto del año anterior, que era el primer año de funcionamiento del sistema.

Durante el año 2018, con presupuesto diseñado por el gobierno anterior pero gestionado por el actual, hubo una baja significativa, de un 12,5 %, llegando al 67,1 % de cumplimiento de las compras programadas, en un año que, a pesar de la baja mencionada, marcó la consolidación del sistema con un aumento significativo del volumen de compras programadas por nuestra Farmacia y por el conjunto de las Farmacias Populares del país. 

La proyección era auspiciosa, pero la llegada del 2019 nos ha sorprendido y la realidad ha superado a los peores de nuestros vaticinios. 

Solo en los primeros tres meses del año en curso, con el presupuesto diseñado y gestionado por la actual administración, el porcentaje de cumplimiento promedio ha descendido poco más del 30%, situándose en un 52 % de las compras programadas, lo que no solo nos parece alarmante sino que además demuestra que las premisas dadas a conocer por el actual gobierno, para mejorar el sistema, no solo eran erradas sino que además sus resultados son exactamente lo contrarios a los declarado.

Esto llama profundamente la atención toda vez que el nivel de cumplimiento para con los otros sectores del sistema público de salud se han mantenido estables o mejor dicho, no han tenido variaciones significativas, lo que nos lleva a pensar que esto corresponde más a una decisión política que simplemente a un error de diseño.

No quisiéramos entender esto como una política encubierta para dañar las Farmacia Populares, que tanto beneficio han traído a los sectores populares, por lo que hacemos un llamado urgente al Gobierno y en especial al ministerio de Salud, a corregir cuanto antes el error, si es que esto fuera un error, o a cambiar de actitud si es que fuera una decisión política, pues apostar al debilitamiento del sistema de Farmacias Populares solo dañará a los más pobres entre los pobres y principalmente a quienes viven de pensiones miserables y han encontrado en ellas un alivio a sus presupuestos familiares.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas