Celebrando a Gabriela

Si Gabriela Mistral viviera, su torta tendría 130 velas. A pesar de ello no son muchos los eventos ni los homenajes públicos en la ciudad de Santiago. Pareciera que nos conformamos con subir una frase en twitter o una foto en facebook y a otra cosa mariposa. Es triste pero ella sigue siendo una gran desconocida para los chilenos a sus 130 años.

Esto, a pesar que en las últimas décadas especialistas han puesto en juego nuevas y más complejas lecturas de su poesía - miradas como la de Jaime Concha que intentaré imprudentemente sintetizar en estas líneas - y no han sido pocos los hombres y las mujeres que han destacado su visión política y social, su compromiso con los pueblos originarios de América, su pasión por educar con un sentido humanista, sus amores femeninos.

Se han reeditado algunos de sus poemarios y nuevos libros póstumos han visto la luz. Incluso su figura se ha iconizado en los billetes de cinco mil y el más importante centro cultural de la capital lleva su nombre, aunque éste compite sin mucho éxito con una extraña abreviatura.

Por otro lado, se han editado un sin número de textos en prosa con cartas, discursos, discusiones y artículos sobre muy diversos temas: Gabriela feminista, Gabriela educadora, Gabriela socialista, Gabriela franciscana, Gabriela elquina, Gabriela teosófica, Gabriela exiliada, Gabriela premio Nobel, y un interminable etcétera.

Pocos, sin embargo, hablan de su poesía, contenida en sólo 4 libros que publicó en vida: Desolación en 1922, Ternura en 1924, Tala en 1938 y Lagar en 1954.

Posteriormente se han editado otros como Poema de Chile  en 1967, Lagar II en 1991 y Almácigo en 2009. Intentaré decir algo con la esperanza de incitar a su lectura.

En DESOLACIÓN están sus famosos Sonetos de la Muerte, donde entrega una visión apasionada, platónica y algo macabra de sus sentimientos amorosos. Espera unirse con el cuerpo de su amado en la muerte. Un libro maravilloso en su tristeza  y su angustia, sobre la vida sin esperanzas y marcada por el dolor.

TERNURA, en cambio, es el canto a la promesa y al Don de la maternidad, al acto gratuito y generoso de acunar, al talento de las mujeres y los niños para extirpar el mal, la violencia y la guerra. Este conjunto de poemas es quizás el más popular en Chile dado que algunos de ellos forman parte de las lecturas obligatorias de los escolares, como por ejemplo Piececitos o algunas de las rondas.

TALA representa un cambio notable en su producción, donde bajo la influencia de sus años mexicanos lo americano, lo indígena, lo autóctono se vuelve eterno. Un libro más político y  vanguardista donde los dioses y héroes incas y mexicanos adquieren una dimensión que los hermana con las mujeres bíblicas y las figuras de las tragedias griegas.

LAGAR es el lugar en que el mar se transforma en un vacío en directa alusión a los estragos de la guerra de Europa. Locas Mujeres abre el libro y es su sello. El tema son las mujeres y su manera de estar en el mundo. De alguna manera recupera la polaridad que hay en TERNURA en donde la mujer representa la vida y los hombres la violencia, pero esta vez su mirada no es dolorosa ni resignada sino ácida, alerta, cautelosa.

En el POEMA DE CHILE, publicado por Doris Dana diez años después de la muerte de Gabriela, la voz es ultraterrena, un fantasma que regresa a su país ideal acompañado por los seres más débiles imaginables: un niño indio y un huemul, animal en extinción. El territorio es Chile, pero a la vez no lo es. Es un país idealizado, en donde la naturaleza es la protagonista. Mistral feminimiza el país dándole un aura infantil y folclórico. El lenguaje se acerca como nunca al habla del pueblo campesino y toma partido por sus reivindicaciones. El poema, fruto de un prolongado trabajo de investigación sobre la flora, fauna y geografía chilena, es épico, un ensalzamiento no de la historia humana, sino de la vida natural.  

Lucila, la que trae la luz, pequeña niña soñadora del valle de Elqui se convirtió en Gabriela Mistral. En estos días la celebramos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas