Nalgas, razón, iglesia

La evolución cósmica (que incluye la orgánica) ha producido a Homo sapiens.Este proceso ha ocurrido y lo estamos confirmando en estudios genómicos.Dobzhansky (co-fundador de la teoría sintética de la evolución) decía que nada tiene sentido en Biología sino es a la luz de la evolución.

Estamos descubriendo que todo en medicina encuentra un sentido más pleno a la luz de la evolución. La evolución está siendo ya el referente obligado para la ética, filosofía, política, economía y teología.¿Tenía alma Neanderthal? ¿Filosofaba? Y ¿Homo erectus? y ¿Homo habilis?

Ud. no imagina la importancia de las nalgas en esto.Los monos arborícolas, nuestros ancestros, tenían visión binocular, estereoscópica, anterógrada (ojos orientados hacia delante y no hacia el lado) adaptada al cálculo de distancias y a percibir finamente en tres dimensiones.

Cuando la foresta empieza a ser reemplazada por la sabana (con hierba y arbustos) grupos de ellos debieron bajar de los árboles para encontrar alimento. Pero andaban en cuatro patas y quedaron mirando el suelo a merced de los predadores que los atacaban desde arriba y por la espalda.

Los que podían erguirse y andar en dos patas fueron seleccionados positivamente ya que ampliaron el campo visual para buscar alimento, defenderse y socializarse bípedamente. Los músculos de la estación bípeda son los músculos de las nalgas que extienden el tronco sobre las piernas (al sentarse están relajados).

Dadas sus inserciones en los huesos pelvianos y en el fémur estos músculos y la estación bípeda contribuyeron a ampliar la pelvis lateralmente y con ello aumentaron la sección del canal del parto y se hizo más pequeña la sínfisis pubiana (separa el estrecho superior del inferior de la pelvis, círculos críticos en el parto). Este aumento permitió que mutantes para cerebros y cráneos mayores pudieran ser paridos.

Aunque hay elementos hipotéticos en estos argumentos, podemos decir que las nalgas son evolutivamente el asiento de la razón e intelecto humano en una buena proporción.

Otra colaboración se obtuvo con el retraso en el desarrollo óseo y encefálico del ser humano en relación a los monos antropoides (neotenia). El cráneo y cerebro humano nacen con una proporción del total adulto menor que en los monos.

Al pararse se ocultaron los genitales femeninos (y se expusieron más los masculinos) cuyas coloraciones y olores en los monos servían para atraer al macho. Se seleccionaron sistemas hormonales que hacen proliferar los tejidos grasos asociados a las nalgas y a las mamas. La atracción sexual del macho entonces se radicó en caderas y nalgas (pelvis) y en las mamas.

La atracción o gusto por las nalgas (pigiofilia) y la atracción por las mamas (mastofilia), en igualdad de otras condiciones, hicieron que los varones atraídos por nalgas más grandes aseguraran cerebros más grandes y una crianza mejor con más apego y vinculación afectiva-emotiva de las crías.

Sin embargo las nalgas son insuficientes para asegurar una visión de todo el campo visual y los ojos no pueden rotar hacia los lados. ¿Cómo podía el ser humano protegerse la espalda? Homo sapiens no posee grandes caninos para amedrentar a sus predadores y tiene mucho menos fuerza que sus primos antropoides.

Aunque ya otros monos sociales habían hecho progresos en la organización social, ahora el mono estaba parado y la sociabilidad requería de finuras mayores. De hecho urgía un lenguaje muy versátil para describir a los enemigos, presas, distancias, lugares y sobre todo para una esmerada “educación”.

Las mutaciones que aumentaron el cerebro casi 4 veces desde el chimpancé al humano y que ahora podían pasar por un canal de parto mayor, nalgas mediante, fueron seleccionadas eficientemente.

Los autistas, disléxicos, dispráxicos, retardados mentales, dismórficos, o con discapacidades sociales fueron seleccionados en contra despiadadamente, principalmente, por incapacidad de encontrar pareja reproductiva (hasta ahora), y niños o adolescentes conservan esa crueldad que vemos por ejemplo en el bullying escolar. Los aspectos morales como fidelidad a la especie, colaboración grupal también se seleccionaron positivamente.

La protección de las espaldas era necesidad perentoria. Surge la organización en cadena cerrada o círculo (en indoeuropeo círculo-cercle-kercle-ecleton-eclesia-Iglesia o kiricha-circa-ciricha-church-chiesa) fraterno, solidario (no está lejos de la concepción actual de iglesia), yo te protejo las espaldas y tu me proteges las mías.

Se constituye la base material del “ama a tu prójimo como a tí mismo” y la regla de oro de la ética derivada “trata a otros como quieres ser tratado”. Son nómades, hay un trato de equidad fraterna obligatorio, aunque haya verticalidad en la organización para la caza o recolección de alimentos. Cuando las nalgas se hacen insuficientes surge la iglesia.

El ser humano se hace sedentario inicia la agricultura en dos formas que aun persisten: la propiedad individual de la tierra y la comunitaria (comuneros, amerindios en su mayoría).

La propiedad individual instala el régimen de patrón o dueño de la tierra y siervo, peón o inquilino, que la trabajan. Caín un agricultor mata a su hermano Abel un pastor, deja de observar el “ama a tu prójimo como a tí mismo” (metáfora narrativa semítica escrita 90.000 años después de sucedida, si es verdad).

Vemos que el círculo de comunidad fraterna (Iglesia) en armonía con el ecosistema, que había sido establecido con mucha inversión de energía evolutiva biótica, se destruye por el ansia de posesión y codicia de propiedad o poder de uno (o unos pocos) en detrimento de otros.

El ser humano declara que el bien establecido por Dios no es válido (amor al prójimo como a sí mismo), "te equivocaste viejito (a Dios) al establecer el bien y el mal", yo (el ser humano) estableceré lo que está bueno o malo y te enmendaré la plana (acredita para ser parte del pecado original).

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas