La Cato a Renca

La Católica es parte de lo que soy. Mi abuelo y mi tío abuelo estuvieron en la fundación del club. Mi abuelo ayudó a diseñar la insignia, mi tío abuelo escribió el himno y lo sacó por primera vez campeón. Nací con eso. Con un banderín del año 67 colgado en la pieza. Y lo tomé siempre como un destino. Uno no se cambia de club. Quizás, algunos puedan elegir desde cero. La mayoría, lo toma o se queda sin nada. Pero cambiarse de club no. Yo elegí tomarlo y quererlo. Y busco ayudar a que sea lo que tiene que ser.

¿Qué “tiene que ser” la Cato? Hay varias formas de verlo.

Una alternativa es pensar en “lo que el mercado quiere que sea”, visión economicista. No importa que los directivos de Cruzados S.A sean lo que sean. Aquí mandan las lucrecias y el club tiene que ser lo que sus accionistas quieren que sea. Que el mejor apostador defina el auspiciador, dónde se juega, cuándo se compra y vende.

¿Buen equipo o mal equipo? Depende. Puede ser más rentable tener uno barato pero rendidor. ¿Cuál es la identidad de la Cato? Perdón, ¿cuál es su “nicho”? Está clarito. La Cato está “bien posicionada”.

Otra opción es pensar en “lo que ha sido”, visión tradicionalista. Recurrir al imaginario colectivo. ¿Qué ha sido la Cato? El club de la “excelencia”. El club multidisciplinar. Las mejores instalaciones. Los valores del “juego limpio” y el “trabajo bien hecho”.

Los “Cruzados caballeros” guardando la tradición; lo mejor y lo peor de la aristocracia.“Los pirulácticos”, de La Cuarta. El club de la clase alta más colados de todas las poblaciones.El 9% de Chile. Santa Rosa y San Carlos.

Livingstone, Prieto, Foulloiux y Tupper, ídolos con justa razón. Becker, Swett y Vélez, todos buenos, pero ¡todo mirado desde ahí! Desde ahí se invita a las estrellas:Reinoso, Gorosito y Acosta. Desde ahí se acoge y celebra con cariño: Hurtado, Lepe y Medel.¿La identidad de la Cato? “Lo que siempre hemos sido, pos hom”.Hamburguesas en el estadio.La barra saltando sola.

Tercero, pensar “en su origen”. ¿Qué tiene que ser el club? Lo que pensaron sus fundadores, esa veintena de jóvenes estudiantes de la UC en abril del 37. Fue en una residencial en Villavicencio con Lastarria. ¿Qué habrán pensado? El club funcionaba informalmente desde 1908 era el “club de la universidad”. Competencias universitarias.No sólo de “football”, sino, tenis y atletismo.

Pero en el año 37 quisieron ir más allá. No quedarse entre “blancos” y pedir la aceptación del club como socio de la Asociación Central de Fútbol. Mezclarse y competir con ferroviarios, aviadores y porteños. Independencia y Recoleta. Abrirse también con más fuerza al otro “deporte del pueblo”, el box, y sacar campeones nacionales y elevar hasta arriba al gran Jimmy Rasmussen.

Esta anterior manera de ver “lo que tiene que ser la Católica” se relaciona con la última manera de verla: una que “responda a su vocación”. A lo que en el fondo experimentaron los fundadores del 37. Responder a su doble nombre, casi tautológico: universidad y católica.

Católico significa “universal”: Jesús vino para los pobres y pecadores. Para que nadie se quede fuera ni se sienta lejos de Dios y su justicia. El evangelio es ante todo popular. No de “pocos pero buenos”, de todos. Y si no hemos sido eso en la historia es por traición al “fundador”. Lo católico es el arrollado de chancho: pedazos más sanitos y otros más picantes. Algunos piadosos y otros ateos gracias a Dios. En la integración está el sabor.

¿Qué tiene que ser la Católica entonces? Una Católica popular e inclusiva. Católica maipucina o floridana. Mejor aún, una Católica renquina. Irse a Renca.

Homenaje a los hinchas que por años se levantaron a las 8:00 AM un domingo para estar en San Carlos a las 11:30 AM. Homenaje a los que hoy llegan muy de noche de vuelta. Se trata de reconocer que los hijos de los hinchas de Recoleta son los justos herederos del verdadero espíritu cruzado. Reconocer que el espíritu de los fundadores no era un espíritu de guetto sino un espíritu que buscó que el “alma mater”hundiera sus raíces en el pueblo común. Porque su “fundador” es del pueblo.

¿En qué nos diferenciaremos del Colo y de la U? Da lo mismo. El más popular, el más social y el del fútbol más bello y ganador gana. Yo soy de la UC.

No más frío de San Carlos. Volvamos al calor humano del norte de Santiago. Que el pernil remplace a las hamburguesas y el Gato al Casillero.

¿Abajismo? No, justo reconocimiento

¿Complejos? No, ubicatex ¿Populismo? Puede ser. Mejor, origen y vocación.

Ser lo que se tiene que ser. Vámonos para Renca.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas