Aprendiendo la lección en Latinoamérica

Sin duda alguna, es muy necesario analizar desde el punto de vista de las políticas públicas cómo se aborda la tarea de fomentar el crecimiento y el desarrollo a través de emprendimientos innovadores en América Latina.

En los últimos quince años, se han puesto en marcha muchos programas de apoyo al emprendimiento e innovación en diversas economías de la región. Esta situación se debe a que los emprendedores no siempre cuentan con los recursos y las capacidades para desarrollar actividades innovadoras, que les permitan ser más competitivos.

A continuación, se pueden revisar algunas iniciativas de políticas de apoyo público que buscan impulsar emprendimientos innovadores en las economías de Latinoamérica.

En el caso de Argentina, el Gobierno Nacional, a través de su ministerio de Industria, desarrolla una serie de herramientas de fomento productivo que buscan apoyar mejoras en la competitividad, innovación de productos y procesos, y ascensos en la escala tecnológica, en sus programas para jóvenes, pymes y grandes empresas.

Un buen ejemplo es el Programa de Acceso al Crédito y la Competitividad (PACC), el cual se trata de un subsidio no reembolsable sobre un conjunto de actividades de asistencia técnica, capacitaciones asociadas y adquisiciones de bienes de capital, tendiente a alcanzar una mejora competitiva e incremento en la generación de valor agregado de las empresas.

En Colombia, el ministerio de Comercio, Industria y Turismo ha avanzado decididamente en el fortalecimiento de ecosistemas que provean soluciones estructurales para que todos los emprendedores del país puedan construir más y mejores empresas innovadoras, competitivas y con un alto potencial de crecimiento. Entre sus programas de apoyo, destacan las herramientas de desarrollo y financiación empresarial.

Un caso interesante entre estas iniciativas es el programa iNNpulsaMipyme, el cual apoya, a través de la cofinanciación no reembolsable, programas, proyectos y actividades dirigidas a la innovación y competitividad de este segmento empresarial.

En México, el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), dependiente de la Secretaría de Economía, desarrolla la denominada Red de Apoyo al Emprendedor, que es una estrategia de vinculación entre las dependencias de gobierno que ofrecen programas y beneficios para emprendedores y empresas, y el sector privado orientados a la incubación de proyectos, financiamiento y puesta en marcha de nuevos negocios. Gracias a esta iniciativa se logra la integración entre organizaciones que cuentan con productos o servicios que ayudan en las etapas de desarrollo de los nuevos proyectos(www.sistemaemprendedor.gob.mx).

Existen otros casos como el de Perú (ver www.start-up.pe), Brasil (ver www.startupi.com.br), Uruguay (ver www.anii.org.uy) entre otros, en los que es posible identificar herramientas comunes, que se enmarcan en la entrega de subsidios directos a emprendedores y empresas ya constituidas.

En Chile, en tanto, hasta el 3 de mayo de 2017 está abierto el Concurso de Corfo “Capital Semilla 2017”.

Este programa financia un monto único de $25.000.000, no reembolsables, cuyo objetivo es apoyar el desarrollo de  emprendimientos dinámicos. Esto significa que en tres años éstos puedan alcanzar ventas por un monto igual o superior US$1.000.000 y que tengan la capacidad de crecer y aumentar sus ingresos al doble cada 3 o 4 años.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas