Digitaliza tu Pyme

Hace unas semanas, el ministro de Economía lanzó una propuesta que promete apoyar a las empresas en el proceso de digitalización. Medida positiva y necesaria, que ayudará a emprendedores y a pequeños y medianos empresarios a aumentar sus competencias y hacerse más atractivos para el cambiante mercado de estos días.

Así, la meta de la autoridad es que cuando este segmento adquiera los conocimientos necesarios para utilizar la tecnología a su favor y se adapten sus modelos de negocios a las nuevas formas de consumo, podrán desarrollar canales para llegar a públicos mucho mayores de los que atienden actualmente, a través de la implementación - por ejemplo - de sus propios sistemas de ventas online.

De esta manera, estas firmas podrían sumarse al carro virtual de e-commerce, que crece todos los años y representa el 6% de las ventas totales del país.

 Visto así, lo que realmente promueve la iniciativa del gobierno es un impulso a la  innovación y conexión entre las pequeñas y medianas empresas con las tecnologías que están cambiando las reglas del juego en el comercio y en otras industrias donde estas firmas son un actor relevante.

Sin embargo, este empuje a la digitalización de las pequeñas y medianas empresas debiera venir acompañado, también, de la digitalización de los servicios públicos y privados que son utilizados frecuentemente por las Pymes.

Es difícil encontrar respuesta frente a la pregunta de por qué no se ha implementado, por ejemplo, el pagaré con firma electrónica, sin la necesidad de que exista un ministro de fe que autentifique la firma. Un trámite tan común y recurrente para pequeñas y grandes empresas que se ven obligadas a perder tiempo y dinero en eternas filas en oficinas o servicios del Estado.

Otro tema en el que nos hemos quedado atrás se refiere a los apoderados de empresas. Lo que debiera ocurrir en un futuro es que exista un registro único y estandarizado.

En la actualidad, cada vez que se suscribe un contrato, la contraparte solicita una serie de documentos legales, por ejemplo, la constitución de la sociedad y un acta de los apoderados que pueden representar a la empresa. ¿Y quién paga? La Pyme.

Espero que iniciativas como las anteriores sean consideradas por el gobierno en el plan de Modernización del Estado y, si bien en parte, el proyecto de firma electrónica ha avanzado en el Congreso, con su aprobación en la Cámara de Diputados,  todavía falta que innumerables trámites puedan hacerse online para ahorrar tiempo y dinero a quienes mueven la economía de nuestro país.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas