Retiros para un buen retiro

Y así con el cuarto retiro, los retiros de las AFP, la política pública más polémica de los últimos años. Una idea que salió de la gente y de un movimiento popular que dijo no + AFP y que luego de octubre de 2019 se sumó al sin fin de reclamos ciudadanos. A un modelo que presiona tanto que hace explotar hasta sacar los ojos y renunciar a la vida misma, si fuese necesario. La discusión ha sido candente en cada retiro, quienes se oponen esgrimen supuestos "miedos", a quedar sin ahorros para la vejez, a que la economía de Chile se desmorone -hasta ahora no sabíamos que la economía de Chile dependía de todos nuestros ahorros- miedo creciente a la inflación, como si en este último tiempo no hubieran subido todos los precios, miedo a que este sistema de fondos de pensiones se acabe, miedo a que salgan otros sistemas a la competencia, cuando se supone que la competencia es el centro de la economía neoliberal, cuna de este proyecto.

Pero también están los otros miedos, el miedo al hambre, al fin de mes precario, al castigo judicial por deudas, a morir en pandemia sin poder disfrutar de nuestros ahorros, al corralito financiero que puede haber con esa mentada crisis económica post pandemia, a que este sistema único de ahorro de pensiones nos siga robando con bajas pensiones cuando estamos viejos, a un gobierno que poco y nada sabe de políticas públicas. Son miedos que se encuentran y hacen fuerza unos contra otros.

Cuando estudié Economía en la Universidad de Chile, en los años '70, me enseñaron que la esencia de la economia era generar recursos para todos. Pero ese camino se detuvo en los '80, se desvió la motivación por caminos solitarios, individuales, exitistas. Si hoy es necesario un 4° retiro, lo es por la pandemia por un lado y por el fracaso de un estado modelo que ha construido un sistema económico basado en la lucha en los mercados, en el individualismo extremo, en la extracción de la mayor cantidad de recursos naturales no renovables en el menor tiempo posible, y en su exportación a precios bajos, comparados con los que se les podría sacar si se les agregara valor localmente (minerales, maderas, peces), sistema basado en el domino del capital sobre el trabajo, sistema que permite el abuso, la colusión y que usa la corrupción como herramienta de gestión, sistema que genera un 1% de super ricos, un 4% de personas acomodadas económicamente, un 10% que vive razonablemente y un 85% que lo pasa más o menos mal, mal y derechamente muy mal.

¿Por qué no podemos elegir en que sistema de pensiones queremos tener nuestros ahorros para la vejez? Tenemos un profundo miedo al totalitarismo, y la instalación de las Afp en Chile en los '80 fue eso. El sistema de AFP fue impuesto, no hubo plebiscito ni consulta ciudadana para decidir qué sistema regiría nuestros ahorros, por décadas. Las reformas que ha tenido no han resuelto nada de los efectos más duros para los pensionados, nada de lo que se ofreció hace 40 años se ha cumplido. Hoy la ciudadanía ha dicho basta, ha decidido reflexionar y decidir qué quiere, y exige respuesta, 4° retiro si, posibilidad de elegir nuestro sistema de pensiones también. Habrá quienes decidirán mantenerse en las AFP; pero también quienes decidan optar por otro sistema, deben tener el derecho y la posibilidad de hacerlo. Y por favor, sin voladeros de luces ni cantinfladas.

Luego de un primer, segundo y tercer retiro en un año, ha habido una activación de la economía -que iba a la baja por el encierro y las errantes políticas de gobierno-, ha habido un alivio para tantos hogares afectados por un sistema injusto, con alza de precios a pesar de la pandemia y la ausencia de control de éstos por parte del Estado, las pensiones alimenticias se ponen al día, 418.000 millones lograron recuperarse para muchas hijas e hijos de Chile.

Los ahorros para el futuro se achican, pero el hoy se alivia. Sino, preguntemos a las nuevas y antiguas pymes, a los ex y actuales ministros, constituyentes y candidatos presidenciales que expanden el terrorismo sicológico por retirar nuestro 10%. Ellos también lo necesitaron, lo sacaron, y yo también. Hoy el Senado tiene la palabra, la discusión sobre este modelo fracasado de Administradora de Fondos de Pensiones sigue su curso, quedó instalada. Y no habrá lobby ni votación discursiva en el Congreso que logre callarla.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas