Los fantasmas de la educación parvularia

El 22 de noviembre, celebramos un nuevo día de la educación parvularia chilena, oficialmente establecido desde el año 1991 para destacar su importante rol en el sistema educativo nacional. Son diversas las actividades que se están realizando, tanto en organismos públicos y privados, como en Universidades y jardines infantiles de todo el país, y todo con un solo objetivo, que la sociedad chilena tenga presente su propósito y  visualice el complejo trabajo que ello implica.

Con más de 154 años de experiencia y saberes en este campo, es tiempo suficiente para hacer un balance. A saber, si esta conmemoración y otras acciones, han logrado el rol que se espera de la sociedad respecto al nivel educativo. Nuestro análisis nos dice que sólo en forma parcial, a pesar de los esfuerzos, por lo que queremos fundamentar esta aseveración.

¿Qué esperaríamos que estuviese pasando después de tantos años de existencia? Es verdad que se cuenta con instituciones y cuerpos legales de todo tipo, a veces incluso demasiados en unas áreas, que han trabado el funcionamiento del nivel, como igualmente hay otros que aún no funcionan del todo o de la forma como se pensó.

Por ejemplo, la siempre deseada coordinación de las instituciones del sector, sigue con tareas pendientes.

La implementación del currículo actualizado, que era una instancia de movilización del sector en pos de la calidad, se ha desdibujado con medidas parciales de poco impacto.

Temas cruciales de calidad como la ratio, tiempos para que los educadores estudien, innoven dentro de su jornada (horas no lectivas) y un mayor apoyo en terreno con supervisores, caminan lentamente.

La sobre escolarización del nivel sigue ahogando a los niños y educadores. Las familias, siguen pidiendo “tareas” para los párvulos, y las exigencias academicistas de todo tipo anulan una educación parvularia gozosa basada en el descubrimiento, la imaginación y la creatividad.

¿La formación de Profesionales del sector?, aprisionada entre la maraña del sistema de educación superior, con poca libertad y creatividad. ¿La academia?, muy callada.

Es verdad que siempre hay iniciativas diversas interesantes, pero son parciales, como igualmente hay familias y comunidades que buscan y apoyan una educación parvularia.

La pregunta de fondo es ¿por qué sucede todo esto? ¿Por qué esta mirada siempre pequeña y simplista de este nivel? Los enfoques sobre la complejidad (E. Morín y otros) y el análisis desde una perspectiva de género, nos pueden ayudar a entender estos estancamientos.

La educación parvularia es un sub-sistema en un entrelazado o tejido social de muchos factores explícitos e implícitos que actúan sobre ella a favor y en contra.

Este tema de “niños pequeños” parece ser confundido con tópicos fáciles de abordar, derivados de la crianza hogareña que la hacen tradicionalmente las mujeres, en estructuras creadas principalmente por varones, como diría nuestra destacada antropóloga, Sonia Montecinos.

Aunque los filósofos, neurocientistas, grandes pedagogos, sicólogos, señalen la relevancia y complejidad del trabajo formativo en esta etapa, las decisiones se toman desde el sentido común, en forma parcial y reduccionista, y desde un permanente “más adelante”. Hay una infantilización del nivel.

Una propuesta sistémica co-construida con todos los sectores involucrados en un diálogo serio sobre las convergencias y divergencias para llegar a consensos validados y financiados, definitivamente no hay. Sólo permanentes diagnósticos, propuestas parciales, afanes de protagonismos con ciertas iniciativas que después se diluyen y con intereses económicos muchas veces; mientras tanto, sigue pasando el tiempo, y las generaciones de párvulos crecen  perdiendo oportunidades de un mejor desarrollo y aprendizajes, en esta etapa tan relevante.

Por eso esperamos que este aniversario, al igual como hicieron los fantasmas con el señor Scrooge en un “Cuento de Navidad”, haga pensar a todos los sectores involucrados en hacer realmente algo distinto, real, sistémico y pertinente. Ya no deseamos seguir escribiendo columnas con estos contenidos en nuevos aniversarios.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas