Que culpa tiene Machuca

Pongamos las cosas en su dimensión real y su justa medida, en nuestro país existen 11 o 12 mil establecimientos educacionales, de esos solo el 6% son particulares pagados; cifra no muy distinta a la proporción de su existencia en la mayoría de los sistemas educacionales del planeta, por lo tanto, la discusión de la idea de el “Alcalde imaginativo” está bien, puede ser, pero no pasa de ser solo una señal, señal que no equilibra ni evita el riesgo real que representa el proyecto de ley de “Admisión Justa”.

Admisión Justa, busca reponer la selección como criterio de admisión, es decir, les quita a los padres todo derecho a elegir el establecimiento para sus hijos, solo permite el derecho a postular, pero será el colegio, con su criterio, el que elija.

La ley de Inclusión que estableció el fin de la selección, el fin al lucro y el fin al copago, eliminó de raíz la posibilidad que sean los colegios los que elijan a sus estudiantes y generó un sistema de admisión que garantizaba a todos los padres, madres y apoderados el que cada estudiante tenía las mismas opciones que cualquier otro de ingresar al establecimiento que deseara.

Al no poder los colegios seleccionar y en paralelo generar la gratuidad de la educación escolar, ni el colegio ni los recursos determinan quien ingresa y quien no, solo debe la familia adherir al proyecto educativo y existir un cupo para que ingrese el estudiante a un determinado colegio.

Hace una semana una profesora me dijo la siguiente frase “los colegios de excelencia deben generar alumnos de excelencia y no buscar alumnos de excelencia” su lógica es clara y evidente y también rotunda en lo que nos dice, no vamos por buen camino, si este lo construimos sobre la base de la selección, es bastante probable que si un colegio selecciona por mérito tenga resultados de mérito.

El punto es que no es aceptable que con recursos de todos los chilenos se discrimine para darle más opciones a algunos, sin tener un plan claro y conocido para el resto, se ha dicho que es solo para 300 colegios en Chile, entonces qué sentido tiene si en el país hay más 11 mil,  ¿la “Justicia” de su proyecto es solo para algunos?

 La verdad de esta discusión, es el enfrentamiento entre dos posiciones la del gobierno de turno que al final del día cree en la libertad de enseñanza por sobre el derecho a la educación, cree en el lucro y cree en el copago y la selección y aquellos que creemos que la educación es un derecho social por lo tanto la selección no es aceptable, el copago tampoco y por lo tanto creemos en la gratuidad escolar.

No me gusta esta discusión falaz y populista   que han dado en llamar “machuca”, no me gusta por varias razones, algunas pues es una mala referencia moderna a una experiencia desarrollada en Chile en un contexto no comparable, segundo no me gusta pues distrae la discusión de fondo que reitero es el intento de reponer la selección, el copago y por esa vía el lucro.

Razón tiene la Ministra Cubillos en estar disconforme con la iniciativa de Lavín pues invierte el foco y no resuelve el fondo del problema, pero solo razón tiene en lo que dice, pues no hace nada para ir al fondo del problema, solo está enfocada en reponer la selección en 300 colegios algo así como el 3% de los que hoy existen en el país.

Desde este espacio como ciudadano y educador espero que en marzo cuando se inicie esta discusión en el parlamento no se pierda debajo de otras más “importantes” como el acuerdo administrativo de la oposición, de verdad esta discusión es relevante, de avanzar el gobierno con su proyecto, daremos un paso hacia atrás irreversiblemente y todo lo conseguido en las calles y conseguido con el esfuerzo del trabajo parlamentario y la convicción de la jefa y sus equipos.

No se trata de defender la creación porque sí, se trata de que si miramos la historia hay reformas educacionales que han significado avances gigantes de nuestro sistema educacional, las reformas de los  4, 8 y 12 años de escolaridad obligatoria, la sociedad constructora de establecimientos educacionales  y el esfuerzo de cobertura de los años 60, la Jornada Escolar Completa, y la Ley de Inclusión, son las grandes reformas de la historia de la educación en nuestro país y hoy el gobierno intenta una contrarreforma.

No quisiera adelantarme, pero creo que vienen más iniciativas en la línea de esta contrarreforma en marcha, como ejemplo   la creación de la subvención Parvularia con copago, hay que estar atentos, atentos a que, en el nombre de MACHUCA, nos distraigan y la contrarreforma avance.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas