Y ahora, ante el peligro ¿estamos suficientemente preparados?

En esta época del año, cuando llegan las altas temperaturas - cada vez más altas, gracias a las consecuencias del efecto invernadero y el calentamiento global - nuestro país comienza a sufrir los estragos del descuido, la falta de prevención municipal, la poca cultura medioambiental que demuestran nuestros ciudadanos y el descriterio de algunos municipios en la planificación urbana: los incendios forestales.

Hace un par de años en Valparaíso se registró al que llaman el mayor incendio forestal urbano en la historia de Chile, que según los datos recogidos afectó a más de 2900 viviendas, 12.500 personas damnificadas, 15 fallecidas y 500 heridos, lo que significó que se declarara zona de catástrofe a la ciudad puerto y sus alrededores.

Esta situación hace cuestionar el gasto multimillonario de recursos que las empresas forestales utilizan en campañas de prevención poco efectivas.

En nuestro país abundan los espacios de riesgo de incendios forestales, donde la CONAF hace un gran trabajo en estudiar, investigar y generar la información suficiente para prevenir estos siniestros que causan tanto daño a la economía, el medioambiente y a la ciudadanía.

Es por esta razón, que considero fundamental emplazar a las administraciones municipales responsables de sus territorios y a las organizaciones sociales a tomar cartas en el asunto.

Solamente en la Región Metropolitana, una urbe de proporciones gigantescas, tenemos  sólo siete comunas con planes de protección comunal para incendios forestales.

Estos planes son elaborados por CONAF, que después de una exhaustiva investigación geográfica e histórica determinan cuales son los lugares más propensos a sufrir incendios forestales, entregando a los municipios, las recomendaciones necesarias para que se hagan cargo, finalmente, de cuidar e informar a sus ciudadanos.

Las Municipalidades son las encargadas de proveer de información a la población, de explicar zona a zona y caso a caso los peligros que corren por habitar en un sector determinado y las medidas preventivas que deben aplicar para evitar los siniestros que pueden ocasionar un gran daño.

Así también son responsables de tomar las recomendaciones proporcionadas por CONAF para poner los cortafuegos perimetrales donde se les indica, limpiar los caminos donde se les dice que deberían limpiar y recoger la basura de donde puede iniciarse un incendio forestal.

En mi comuna, San José de Maipo, contamos con un plan de protección comunal de CONAF donde se nos ha informado la manera en la cual debemos operar para prevenir incendios forestales en los distintos pueblos que conforman la comuna, ya que cada uno tiene características y particularidades distintas. Ahora depende de la administración municipal ir un poco más allá en la educación y prevención.

Obligatoriamente se deben generar espacios de discusión e información con los vecinos, informar a los turistas de la importancia de dejar limpios los espacios que visiten e indicar de forma clara que su descuido puede traer graves consecuencias.

La despreocupación municipal sobre este tema durante el año genera incapacidad de reacción cuando ocurre una catástrofe. Espero esta vez estemos más preparados.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas