#MiTiempoImporta: Hacia una real igualdad

El trabajo informal es sin duda una problemática, ya que afecta directamente la seguridad social de las personas, debido a que en la mayoría de los casos no cuentan con cobertura de salud ni tampoco con las cotizaciones correspondientes para ahorrar para su pensión futura. En nuestro país quienes más trabajan en la informalidad son las mujeres, principalmente, empujadas por la necesidad de poder conciliar el trabajo con su rol como mamás, considerando que en los empleos formales los horarios que se deben cumplir son rígidos y no les permite ciertas libertades.

La incorporación de la mujer al trabajo remunerado en condiciones de igualdad de derechos y de equidad desde hace décadas ha sido un desafío, y parte de las políticas laborales en casi todos los países -también Chile- se han enfocado en esto. Lamentablemente, aún más en tiempos de pandemia, la entrada y permanencia de las mujeres en el espacio laboral debe enfrentar a menudo limitaciones por los roles diferenciados que la sociedad asigna a hombres y mujeres, donde la maternidad puede convertirse en una traba o en un motivo de discriminación y malos tratos respecto de las mujeres que trabajan.

Pese a los avances, aún no se ha entrado a cuestionar la centralidad del debate en que las responsabilidades familiares deben ser compartidas. En este sentido, un desafío aún mayor es que la maternidad sea una responsabilidad de toda la sociedad y no sólo de las mujeres, con esto me refiero a que el Estado y quienes estamos a cargo de hacer políticas públicas legislemos para proteger y fomentar la inserción femenina al trabajo.

Con ese espíritu fue que presentamos el proyecto #MiTiempoImporta, que permite tanto a los trabajadores y a las trabajadoras que tengan responsabilidades familiares solicitar una modificación en su jornada laboral, quedando a criterio del empleador acceder o no, además, permite mayores libertades para la devolución de permisos laborales y la modalidad de trabajo por hora.

La coparentalidad está en el corazón de esta iniciativa, porque pretendemos que esta herramienta sea usada de igual manera por hombres y mujeres, de esta forma contribuir a disminuir la brecha de género que existe en nuestro país. De igual manera, los datos indican que las empresas que favorecen la conciliación y la igualdad de derechos y oportunidades entre sus empleadores son más productivas, por lo que por su propio desarrollo, las empresas debieran generar políticas y tomar medidas que permitan que hombres y mujeres compatibilicen de mejor forma el trabajo y la familia.

Los desafíos para el futuro son promover un cambio cultural en todos los ámbitos, avanzar hacia una real igualdad de oportunidades y derechos, donde se entienda que la crianza y el cuidado de los hijos debe ser una labor compartida por los padres y madres. Por otro lado, los empleadores deben avanzar hacia una mirada más flexible en relación a que comprendan que la vida familiar de sus colaboradores tiene directa relación con un mejor desempeño laboral, ya que si se les otorga el tiempo necesario para que puedan estar presentes en el cuidado de sus hijos e hijas, se cuida también su salud mental y por lo tanto mejora el ambiente laboral.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas