Infraestructura pública y humedales: ¿cómo hacerlos compatibles?

El humedal Angachilla en Valdivia cumplió su proceso para alcanzar la categoría y reconocimiento de Santuario de la Naturaleza. Fue además uno de los primeros en iniciar su declaratoria como humedal urbano, al alero de la Ley 21.202, por lo que contaría con dos instrumentos de carácter legal para su protección.

La notable persistencia de las comunidades organizadas para protegerlo y conservarlo se plasma en una serie de iniciativas y actividades para mantener el lugar vivo y verde, haciendo actividades culturales, de limpieza y restauración ecológica, además de una constante manifestación de su preocupación ante posibles amenazas. Ese trabajo se torna muy importante en el contexto de cambio climático y escasez hídrica, debe ser aplaudido y felicitado por el Estado de Chile y por la sociedad en su conjunto.

El paso de la Av. Circunvalación por el humedal Angachilla es una controversia de más de 13 años en Valdivia. La confrontación entre infraestructura pública y conservación de humedales no sólo se produce aquí, sino que lo vemos a lo largo del país, como en el humedal del río Lluta (Arica) o en el de Tres Puentes (Punta Arenas), por mencionar algunos. En algunos casos se han logrado modificar estas obras, pero al final del día esta polémica vuelve a aparecer una y otra vez, a pesar de los cambios normativos promulgados.

Los humedales son los ecosistemas fundamentales para administrar el agua (entre muchos otros servicios ecosistémicos), y por lo mismo debe ser desde ahora la variable clave para planificar, diseñar y ejecutar planes y obras de infraestructura que puedan convivir con éstos. El caso de Angachilla nos ha enseñado que el diálogo debe ser la clave para resolver esta controversia.

Como CEHUM desarrollamos investigación aplicada, educación ambiental y acciones que promueven la gestión de la conservación, buscando restablecer el equilibrio en la relación naturaleza-ser humano. Por medio de actividades y un proceso participativo amplio propusimos los criterios mínimos para conservar, proteger y hacer que los humedales se sustenten en el tiempo, criterios plasmados en el reglamento que rige la Ley de Humedales Urbanos (Ley 21.202). En sintonía con las políticas públicas y la comunidad, además del impulso legislativo que aprobó la ley, reconocemos que se han generado cambios en la forma en cómo aproximarnos a ciertos proyectos, sin embargo, aún son escasos los ejemplos de una sana convivencia entre infraestructura y naturaleza.

En el caso del puente para Av. Circunvalación, su trazado pasa precisamente sobre el espacio restaurado, por sobre el corazón de este movimiento ciudadano.

La superficie de humedales existente en Los Ríos es un capital natural invaluable. La destrucción a nivel mundial de los humedales -donde Chile no es una excepción- provoca un fuerte rechazo por parte de las comunidades porque ven cómo a pesar de lo que ya se ha perdido, se siguen proponiendo proyectos que no necesariamente consideran estos criterios mínimos de sustentabilidad y conservación en su enfoque y directrices de diseño.

Además, olvidan un detalle no menor: la Ley de Humedales Urbanos recientemente implementada considera no sólo el ecosistema de humedales a proteger, sino que considera el socioecosistema que lo circunda. Los vecinos han propuesto, trabajado y finalmente establecido un parque urbano de facto, una puerta a la naturaleza para la cuidad que incluso incluye infraestructura y educación ambiental. Para honrar este esfuerzo, tenemos el mínimo deber como sociedad de impulsar el diálogo y explorar alternativas que no pongan en riesgo este esfuerzo de la comunidad organizada y va en la dirección correcta, la que nos impone los desafíos ambientales actuales.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas