El precio de la incapacidad de gobernar

Cuando recién se empezó a discutir la posibilidad de que un 10% del ahorro previsional se pudiese retirar de las AFP,  me pareció una mala idea. 

Había  que pensar en el futuro sobre la base de la lógica que se nos enseñaba en la Escuela de Economía de la Universidad de Chile: ahorro presente para el bienestar futuro.
Sin embargo a medida que fueron pasando los días y al constatar los estragos que la pandemia ha generado en la clase media y en los estratos más vulnerables de la población,  ha quedado claramente de manifiesto la incapacidad política del gobierno de liderar con eficacia su deber de gobernar, he cambiado de opinión.

Tal como  se han dado los hechos de angustia y terrible necesidad de millones de chilenos se cumplen a cabalidad  las enseñanzas del querido y recordado Cardenal Silva cuando nos predicaba que "los pobres no pueden esperar". 

El gobierno no fue capaz de generar condiciones  humanas y sociales de resolver con eficacia y en  la oportunidad requerida el drama de los más pobres. Era más importante mantener el dogmatismo de un modelo de pensiones fracasado que la miseria en que se debaten tantos   chilenos  desamparados. Sí, efectivamente como nos enseñaba el Cardenal Silva, los pobres no pueden esperar

Cuando en un hogar se producen situaciones de emergencia, toda la familia se une solidariamente y  utiliza todos los recursos a  que pueda echar mano para enfrentar la emergencia . No hacerlo significa traicionar y dar la espalda a quien está sufriendo las consecuencias de una desgracia.
Es seguro que los  más ricos  y que los propios parlamentarios no retiren sus  recursos ahorrados.

Ellos no están pasando hambre ni frío y el  bienestar que  han logrado se debe precisamente por el esfuerzo  de aquellos que hoy sufren una situación que hiere el alma .
Los chilenos más pobres destinarán esos recursos ahorrados a aminorar los efectos catastróficos de una pandemia que a la clase política no los perjudica.

Cuando destinen  esos recursos a la adquisición de bienes necesarios para vivir, le estarán al mismo tiempo pagando al Estado el  19%  de esos recursos por concepto de IVA, el que en parte se usará en pagar los altos sueldos de la clase política quienes han demostrado que han sido incapaces de encontrar y liderar una solución a un drama humano imposible de soslayar.

El desprestigio de la clase gobernante  es una  consecuencia de que tanto el ejecutivo como el parlamento han demostrado su ineficacia y su absoluta falta de capacidad  para compenetrarse con las necesidades de un pueblo que requiere líderes capaces de interpretar al alma nacional. 

El dilema de aprobar o rechazar el 10% por parte del Senado, con la amenaza de un nuevo estallido social, no es un chantaje.

El caos, el vandalismo, los saqueos, el pillaje y la destrucción será el precio que pagaremos todos los chilenos como consecuencia de haber elegido un gobierno que ha demostrado su incapacidad de gobernar y sin solucionar el problema que aqueja hoy a los más pobres y desamparados

Tanto por razones morales, éticas, como también políticas  y de solidaridad humana los senadores tienen  en sus manos el poder mitigar las necesidades impostergables de miles de chilenos.

Dios quiera que ellos no sucumban   ante el dogmatismo de intentar mantener un sistema fracasado y así no seguir privilegiando a los más ricos.

Superada la crisis ya encontraremos mecanismos justos y razonables para que preocupándonos de los más necesitados seamos capaces de generar un sistema de pensiones que permita a los chilenos mirar el futuro con fe y optimismo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas