Apuntes para una comprensión del marxismo de Marx

Como movimiento filosófico, político, social y cultural, el peso del marxismo en los últimos siglos es indiscutiblemente, difícil de igualar, ese es un dato histórico y sociológico. Sin embargo, parece ser generalizado el desconocimiento de lo que es el marxismo de Karl Marx, ha sido caricaturizado, satanizado, buscando desvirtuar con ello su teoría y su alcance, todo porque sin duda es un genuino y completo modelo de construcción de otra sociedad, contrapuesta al capitalismo.

La posibilidad de que un militante del Partido Comunista pueda ganar la Presidencia de Chile pone en la discusión pública al marxismo. No es fácil caracterizarlo, así como no hay y no ha habido una sola mirada que explique qué es.

Para conocerlo, parece importante considerar que Marx vive en pleno siglo XIX, un período muy convulsionado, en el contexto social y económico en que el desarrollo del libre mercado y la industria crea la figura del trabajador asalariado. Acontecimientos como la revolución burguesa de 1848, la situación de la clase obrera en Inglaterra y la Comuna de París de 1871 contribuyen a dar forma al marxismo como teoría y práctica. Las tres fuentes principales de la obra de Marx fueron la filosofía clásica alemana (Hegel y Feuerbach), la economía política inglesa (Adam Smith y David Ricardo) y el socialismo utópico (Owen, Fourier y Proudhon).

Marx afirmó que las condiciones materiales de la vida de los seres humanos han determinado su forma de vivir y de pensar, es decir, su devenir histórico. La actualidad del marxismo se inscribe en que conceptos como alienación, estructura económica, modo de producción, relaciones de producción o clase social los que cobran un nuevo sentido en este momento de crisis.

Marx fue el primero en explicar cómo surgió el capitalismo, cuáles eran las leyes por las que se regía y la posibilidad de ponerle fin. Sin el marxismo no se puede explicar la historia del siglo XX, ni las conquistas de los derechos de los trabajadores.

En el "Manifiesto Comunista" se describe la lucha de clases en la sociedad capitalista. "El capital", su obra cumbre, es un intento de confirmar esas ideas con hechos y análisis científico. En estos trabajos hay mensajes muy poderosos en un mundo en el que abundaba la opresión y la injusticia.

El marxismo fue incluso más allá y se convirtió en una manera de interpretar el mundo en general, la simple idea de que la historia es una lucha de clases antagónicas también influyó en la literatura, el arte y la educación.

Karl Marx cuestionó la idea de que el capitalismo se autorregulaba. No había una "mano invisible" que ponía en orden las fuerzas del mercado, como había postulado Adam Smith en "La riqueza de las naciones". En cambio, sostenía que el sistema estaba condenado a períodos de crisis recurrentes (lo que los economistas reconocen como recesiones) que eran inherentes a él.

Un aspecto importante de la teoría de Marx es la llamada plusvalía: El valor que un trabajador crea por encima del valor de su fuerza laboral. El problema es que los dueños de los medios de producción se adueñan de la plusvalía e intentan maximizar sus ganancias a expensas del proletariado.

Así, el capital tiende a concentrarse y centralizarse en unos pocos acaudalados y, como contrapartida, conduce al desempleo y a una depreciación de los salarios de los trabajadores. Esto puede verse hasta nuestros días en la acumulación desmedida de poder por parte de grandes compañías internacionales y también en la conformación de monopolios y duopolios. Marx alertó sobre los riesgos de todo esto.

Así, el marxismo presenta tres facetas que resultan más o menos fáciles de identificar: Es una teoría de la sociedad, lo que implica una propuesta económica y sociológica de cómo entenderla y transformarla; es una acción encaminada al cambio social, político y cultural, es decir, tiene una clara dimensión política; y una faceta crítico-filosófica expresada en la reivindicación de la profunda carga ética que hay detrás del materialismo histórico de Marx, la que tiene como su punto de partida precisamente la constatación de la deshumanización del ser humano en las estructuras de dominación capitalistas.

La afirmación de que la sociedad capitalista puede ser transformada mediante el cambio de estructuras, lo cual nos liberará, entendiendo esta liberación como autodeterminación social y como un espacio de posibilidades que no están predeterminadas.

Un último apunte, probablemente la incomprensión, tergiversación y el ocultamiento que se ha hecho del pensamiento de Marx esté expresada en esta oración, acallada y oculta, de él, sobre la religión:

"La angustia religiosa es al mismo tiempo la expresión del dolor real y la protesta contra él. La religión es el suspiro de la criatura oprimida, el corazón de un mundo descorazonado, tal como lo es el espíritu de una situación sin espíritu. Es el opio del pueblo"(1).

(1) Marx, K. (1969a). (1844) "Towards the Critique of Hegel's Philosophy of Right" en Feuer, Lewis S. (ed.) pág 304.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas