El Bingo de la corbata

En menos de un mes hemos visto en nuestro país sendos ejemplos de las maneras menos inteligentes de administrarlo.

Por un lado la situación de varias orquestas regionales que dan cuenta de la inoperancia de los funcionarios a cargo de la gestión, la manipulación de la información (de esto sí que saben estos funcionarios), y de la humillante situación a la que los artistas se han visto enfrentados. Sobre esto me referí hace poco tiempo en esta misma plataforma de opinión.

No pasaron un par de semanas y unos honorables parlamentarios, a la hora de discutir un importante asunto legal, se sienten ofendidos porque el experto invitado a analizar los aspectos técnicos del asunto no viste ropajes acorde con lo que ellos creen que se debe asistir a una reunión de trabajo. Y aunque uno de los parlamentarios señaló que estaba dispuesto  a aguantar que el invitado no vistiera corbata, para él era altamente inapropiado que asistiera sin chaqueta.

De más está decir que lamentablemente la discusión en las redes sociales justamente se desvió hacia esta tamaña desinteligencia, y se dejó de lado por completo el aspecto importante a discutir, que era a saber, una reforma legal.

No pasó mucho tiempo y vimos en las noticias que el actual gobierno, administrador circunstancial del Estado, le entrega a privados la administración del parque nacional de las Siete Tazas. Decisión tomada según algunos expertos (con y sin corbata) sin esperar que se discuta las regulaciones legales que están actualmente en el Legislativo respecto justamente de estos parques nacionales en sus implicancias de impacto ambiental y otras variables.

Más tarde y sin anestesia, habiendo ya reído y llorado por todas estas noticias, llega el ministro de Educación y le pone la guinda a la torta.

El Secretario de Estado manifestó públicamente su rabia ante las solicitudes de las escuelas a su cargo para que arregle la magra infraestructura en la que viven. Y a la vez propone un mecanismo para que los beneficiarios del sistema que él conduce, se hagan cargo de los problemas.

¿La metodología propuesta?, que se haga un bingo dijo el Ministro. Supongo que el bingo es para juntar dinero y así cubrir los costos de los arreglos de las goteras y los pisos deteriorados. Si entendí mal, entonces me disculpo por no haber estado a la altura de tamaño intelecto demostrado por el Secretario de Estado.

Asumiendo que entendí bien, prosigo. Durante la misma intervención, el señor Varela fue iluminado por los dioses y dijo la única frase con la que puedo estar de acuerdo con él. Dice “…la gente no se hace cargo de sus problemas, sino que quiere que los otros lo hagan”(sic).

Justamente. Lo que queremos todos, incluso el propio Ministro lo dice, es los que tiene que hacer su trabajo, lo hagan.

Varela no se da cuenta que justamente él no se hace cargo de sus problemas y quiere que los apoderados hagan un bingo para solucionárselos. 

Entonces, que el ministerio de Cultura y las instituciones a cargo de las orquestas regionales hagan su trabajo, y entonces contraten a sus trabajadores y les brinden buenas condiciones laborales, para que los artistas puedan hacer a su vez su tarea.

Entonces, que los honorables parlamentarios, en vez de andarse sintiendo ofendidos, se dediquen a analizar las ideas, y de paso logren las mejores reformas en el bien del país. O sea que hagan su trabajo.

Que el ministerio de Bienes Nacionales y las reparticiones a cargo de parques nacionales hagan lo propio para la mejor conservación y mantenimiento de las riquezas y reservas naturales de nuestro país. Y no que le saquen su trasera humanidad a las moras para que otros, privados, hagan el trabajo que el Estado debe hacer. O sea que hagan su trabajo.

Finalmente, reitero que el ministro de Educación, seguramente sin estar consciente de sus propios dichos, se acusa a si mismo de la inoperancia que él mismo reclama.

Pues, es él quien debe velar por el cuidado y mantenimiento de la infraestructura escolar del sistema público.

Es él quien debe vigilar por la seguridad  y resguardo de los estudiantes.

Es él quien debe implementar un sistema de mantenimiento para que no haya goteras en los techos ni baches en los pisos de las escuelas.

Es él quien debe asegurar una buena educación de calidad y gratuita a los niños de chile.

Los bingos son para juntar fondos para el regalo de fin de año, no para hacerle la pega al Ministro. Acceder a las solicitudes de las escuelas no es asistencialismo, es hacer el trabajo para el cual él fue contratado.

Ya han privatizado todo en nuestro país. Ya no queda mucho que administrar. Entonces demuestren que son capaces de hacer la mínima gestión, de lo cual se lavan la boca con su eficiencia y eficacia, para resolver los problemas del país.

Finalmente, propongo hacer un bingo nacional para juntar dinero y comprar las corbatas a los funcionarios estatales que en medio del bosque firmaron la privatización del parque nacional de las Siete Tazas.

Las corbatas se las podemos regalar a los parlamentarios para que se las presten a sus invitados y así puedan discutir acerca del diseño y la seda de las mismas. Entonces, con ese trapo decimonónico bien apretado al cuello para que las ideas no sigan por sus esófagos y fisiológicamente terminen en el inodoro, los honorables podrán tomar buenas decisiones, ya que no se sienten ofendidos, y trabajarán para que los habitantes de nuestro país tengan una excelente legislación laboral, y de paso implementar una ley que permita acusar constitucionalmente a los Ministros que hablen estupideces.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas