Errores en el padrón electoral

Durante las últimas semanas se ha verificado una intensa polémica entre el Servicio Electoral, SERVEL y el Servicio de Registro Civil e Identificación. El motivo es el cambio en la inscripción electoral de muchos ciudadanos, que sin realizar trámite alguno, han aparecido inexplicablemente en los listados de ciudades diversas a las de su domicilio real.

No es claro el origen del problema. Mientras el SERVEL apunta al Registro Civil señalando que inconsistencias en sus bases de datos motivaron las alteraciones, éste último culpa al SERVEL, indicando que las fallas fueron advertidas oportunamente, constando en las auditorías, sin que se buscaran soluciones.

No se conoce con precisión la magnitud de este error. Se han dado estimaciones muy diversas. Inicialmente se habló de medio millón de personas. Más recientemente, se habla de diecisiete mil. Sólo unos diez mil electores alcanzaron a informarse y corregir el problema, trasladando su inscripción.

De no mediar una solución de última hora, el número concreto sólo lo deberíamos saber el domingo 23, cuando las personas lleguen a votar y no figuren en su mesa habitual. Los alcances son insospechados. En muchas comunas los resultados pueden depender de sólo unos cuantos votos. Los perdedores, ciertamente podrían culpar de su derrota a esta falla.

Se trata de un asunto muy lamentable. Nuestro sistema electoral es impecable y motivo de orgullo. En Chile los resultados de las elecciones se conocen a las pocas horas de culminar la votación y son altamente confiables. No podemos perder ese valor de nuestra democracia.

Por ello se requieren acciones urgentes. Por de pronto, deben agotarse todos los medios y alternativas que permitan revertir el problema antes de las municipales. Asimismo, debe indagarse la causa, identificarse las responsabilidades y adoptarse las medidas correspondientes, de modo que nunca más vuelva a ocurrir.

Adicionalmente, debe abordarse de raíz el problema del padrón electoral. Ya antes de este asunto se había advertido la inclusión en el de personas de edad muy avanzada, algunos de más de 120 años, y también de detenidos desaparecidos. Debe corregirse. No sólo restan confiabilidad a la nómina sino que abultan la abstención electoral.

En el largo plazo, debemos estudiar seriamente modificaciones al sufragio que permitan superar estas dificultades. Puede pensarse, por ejemplo, en el voto electrónico, esto es en ciertas máquinas que recogen la voluntad del elector en cualquier lugar y lo registran donde corresponde, como ya existe en Venezuela, con bastante éxito.

Ello permitiría que hubiera más tiempo para corregir este tipo de anomalías, pues el registro admitiría correcciones a nivel informático hasta más cerca de la elección, sujetas, por supuesto, a la  vigilancia del SERVEL. Mantener el voto atado a un lugar geográfico de inscripción y residencia es una rigidez que dificulta la participación electoral y aumenta la gravedad de este tipo de errores en el padrón electoral.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas