Inmigración (y los titulares que queremos)

Fue aprobada en general la Ley sobre inmigraciones y Extranjería, texto que debiera actualizar la ya retrógrada norma que rige en nuestro país y que por cierto, es una de las grandes deudas en nuestra legislación.

Es de esperar que la votación unánime - que refleja lo evidente del necesario debate - no sea leída por este gobierno como un apoyo a su propia postura respecto que la inmigración no es un derecho humano, o que se trate de “ordenar la casa”. Nada más alejado del concierto mundial sobre este fenómeno. Lo digo desde el trabajo conjunto que hemos desarrollado en los distintos parlamentos, tanto latinoamericano como europeo.

Es primordial considerar este punto como el principal de la nueva política migratoria que regirá en nuestro territorio. La que además de enfrentar una situación puntual, como es el ingreso ostensible de ciudadanos haitianos y venezolanos cuyos países se encuentran en una profunda crisis política, económica y humanitaria, debe recoger lo fundamental para establecer un orden de derechos y deberes en este proceso.

Ello, sentado en la necesidad de regular, pero dejando de lado el facilismo de la criminalización.  Si, aquella de los grandes titulares de la prensa.

El trabajo que viene es arduo, en ese sentido, queremos sumar esfuerzos proponiendo nuestros propios titulares elementales en materia migratoria, donde la máxima sea dejar  de lado las propuestas meramente populistas que estigmatizan a los inmigrantes de manera de descriminalizar y despolitizar la inmigración.

En política migratoria perfeccionar la institucionalidad adecuada es fundamental para poder implementarla, en esa línea proponemos instaurar un Consejo de Política Migratoria, incorporando a los municipios y a representantes de la sociedad civil. Instancia cuyas acciones serán informadas al poder legislativo, porque es evidente que el funcionamiento de este Consejo trasciende lo que pueda articular una administración u otra. 

Respecto a cómo enfrentamos los trámites de ingreso y permanencia, creemos que una Residencia Temporaria por motivos laborales puede ser parte de una solución efectiva y rápida a la irregularidad migratoria de índole laboral.

Mientras, es relevante  que impulsemos una campaña de información y fiscalización, además de sanciones destinadas a empleadores informales. Es necesario impulsar también la creación de una categoría de ingreso al país que permita la búsqueda de trabajo, con sistemas simples de tramitación, de manera de transparentar y gestionar mejor la situación que hoy se produce.

Por cierto, seguir apostando por una tramitación digital de las residencias, con mínimos trámites presenciales, pero considerar el apremio de reforzar nuestro trabajo a nivel consular, de manera de absorber el flujo de solicitudes que se presentan en el exterior.

Estas son medidas prácticas que van en la línea  de garantizar que los derechos inherentes  del migrante no se acoten, y revisar el acceso a la seguridad social de manera que no se produzcan situaciones de desprotección injustificadas.

Nuestro país requiere y requerirá de inmigración. Esto se evidencia en la necesidad permanente de contratación de mano de obra, focalizada en determinados sectores productivos. Además, nuestro proceso demográfico (envejecimiento de la población) provocará que se necesite más inmigración en el futuro.

Lo que proponemos es aprovechar la oportunidad para crear desde lo local una ley acorde a la necesidad global, con una mirada multilateral, tratando de involucrar al resto de países de la región en una solución efectiva e integral al masivo movimiento de personas, el que se estima, crecerá.

Por tanto, se requiere poner en el centro del debate la protección de los inmigrantes y sus Derechos Humanos, procurando limitar al máximo las situaciones de vulnerabilidad y que los titulares sobre migración sean otros. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas