Llegó el tiempo de ofrecer opciones

Llegar a acuerdos nacionales implica, desde el inicio, conocer muy bien los desacuerdos. El virus no tiene la capacidad de eliminar nuestras diferencias, pero nos da un motivo poderoso para ampliar acuerdos fundamentales.

Quien busca acuerdos necesita acotar el ámbito en que los quiere conseguir. Al contrario, las convocatorias difusas combinan intenciones declaradas con otras que no lo son. Como esto es fácilmente detectable el tiempo de sobrevivencia de una iniciativa ambigua es relativamente efímera.

Ésta ha sido la mayor dificultad encontrada en el camino por la propuesta Insulza-Desbordes. Se presenta como el comienzo de un debate, pero tenía que aportar una concreción necesaria. El senador socialista, incluso, declaró, “todo el mundo dice que debe haber un acuerdo, pero nadie ha indicado cómo”. Pero el problema mayor se encuentra en el documento, precisamente, porque el procedimiento por seguir está ausente.

De un diagnóstico sobre la profundidad de una crisis múltiple, que ya dura siete meses, se pasa a la necesidad de un acuerdo nacional en que participen actores políticos y sociales. Volver a la anterior normalidad - se nos dice - es imposible y el país no está en condiciones de enfrentar una tercera crisis sucesiva.

Así que los acuerdos pueden ser tres.

Un mando único en el control sanitario de la pandemia; definir los recursos necesarios para enfrentar la caída de la producción y el desempleo y, la adjudicación de recursos a los sectores más vulnerables. Los hechos van más rápido que las propuestas integradoras.

El documento fue dado a conocer en la víspera de los anuncios de gobierno que cubren el período más crudo de la pandemia. Piñera agradeció la colaboración recibida, pidió apoyo para las iniciativas del Ejecutivo y mantenerse unidos, no pactar la unidad. Se pide ayuda instrumental pero sin participar en la elaboración de iniciativas. En la práctica esta opción ha sido desechada.

En el área social se inicia la entrega directa de alimentos (una distribución que se sabe cuándo empieza pero no cuanto se demora en entregar por completo), que provocará un amplio debate. En el aspecto económico, las propuestas de la oposición se están separando cada vez más de las oficialistas.

En pocas palabras, la propuesta de acuerdo amplio se dio a conocer inmediatamente después de que se le quitara todo margen de viabilidad.

La pandemia ha dejado al descubierto, desde otra perspectiva, múltiples caras de la desigualdad, esto nuevamente va a evidenciar las diferencias con el oficialismo. Ordenamos nuestras prioridades de manera distinta.

¿Vamos a postergar nuestras diferencias en vista de un acuerdo nacional que se exime de abordar en los temas disputados?

¿No fue precisamente por esta postergación, renovada una y otra vez, lo que hizo que nuestra democracia perdiera apoyo popular?

Tan democrático es concordar por consenso como dirimir por mayorías y minorías, sin poner en cuestión el derecho de nadie optar como quiera.

No hay ningún sector significativo en la vida nacional que se haya exceptuado de colaborar con las autoridades en la pandemia. Para seguir haciéndolo no se necesita firmar documentos formales.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas