Por una nueva Constitución

Hemos entrado de lleno en la segunda década del siglo XXI, y a 21 años del retorno a la Democracia, es necesario  proponernos nuevas metas.

En los 20 años de gobierno de la Concertación Democrática se logró una transición exitosa, se realizaron avances fundamentales en lo político, económico y social. Sin embargo, quedaron déficits importantes en materias relevantes como la participación ciudadana y las reformas políticas, especialmente del sistema binominal.

Así mismo no fuimos capaces de exterminar la concentración de la riqueza, que ha gatillado que Chile sea uno de los países con mayor desigualdad en la Región.

Desde la última elección, el gobierno de la derecha ha profundizado esas insuficiencias, es así como tenemos mayor concentración de la riqueza, un estancamiento de las reformas democráticas, una significativa  insensibilidad frente a las demandas sociales,  y una tendencia privatizadora y a mercantilizar todos los temas.

Pero los tiempos políticos corren rápido y  en 19 meses más volveremos a elegir a un nuevo gobierno y un nuevo Parlamento. Esta puede ser una elección más, o puede ser un momento de desafíos que gatille cambios profundos, donde los ciudadanos decidan si efectivamente quieren transformaciones de verdad.

Por todo esto, es necesario romper las amarras que nos impiden avanzar y ese perfeccionamiento se debe plasmar entre otras reformas urgentes, en una Nueva Constitución.

Nueva Constitución que consagre los derechos del pueblo a una vida segura, con educación gratuita y de calidad, con salud pública eficiente, oportuna y suficiente, con trabajo y salarios decentes, con viviendas dignas y accesibles para todos, con una seguridad social adecuada, con alimentación sana y garantizada soberanamente, libre de transgénicos y venenos agroindustriales, con oportunidades de perfeccionamiento técnico, científico, artístico, cultural y deportivo accesible a todos.

Una Constitución que consagre los derechos de la naturaleza a ser protegida, cuidada y conservada porque esta es nuestra casa común y la única que tenemos y debemos preservarla sana y limpia para las generaciones que vendrán.

Una Constitución que consagre los derechos a la diversidad, a la libertad de expresión más amplia, que promueva la cimentación de una sociedad incluyente, en que no quepa la discriminación ni las manifestaciones de odio ni intolerancia.

Una Constitución que otorgue a cada ciudadano la certeza de su representación, donde todos podamos impulsar leyes a través de la iniciativa popular, que sea el plebiscito la forma de resolver las demandas que afectan los derechos de la gente cuando las instituciones se inmovilizan, que las personas puedan fiscalizar a sus representantes y también les puedan revocar sus mandatos cuando éstos les defrauden.

Que las promesas de las campañas electorales sean exigibles y demandables, que todas las funciones del Estado a todos los niveles sean de elección popular, incluyendo los jueces, los magistrados, los gobiernos provinciales e  intendentes.

Que cualquier ciudadano pueda ser candidato, que las campañas electorales sean igualitarias para todos, que las regiones,  provincias y comunas tengan acceso proporcional a los recursos del Estado, en forma descentralizada y con autonomía del poder central.

Una Constitución que restablezca el domino soberano sobre nuestras riquezas, el cobre, el litio, el mar y las aguas, que deben ser propiedad de todos los chilenos, que se asegure que esas riquezas se destinen a garantizar el desarrollo y el bienestar de todos y no a convertirse en acumulación de mayores fortunas de unos pocos.

Una Constitución que reparta la carga tributaria con justicia y equidad, forzando a pagar más a los que tienen más y liberando de la carga a los que tienen menos.

En síntesis, es la hora de traspasar el poder a los ciudadanos para empujar las grandes transformaciones, terminando de una vez por todas con los resabios de la dictadura que nos obligó a regirnos por las actuales reglas políticas, hechas a la medida de la Derecha para que nada cambie en este país.

Por eso, uno de los grandes desafíos es justamente promover una Nueva Constitución Política, que sea capaz de plasmar en un texto fundamental  los valores y principios que nos entreguen más democracia, más libertad, más justicia y sobre todo más igualdad.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas