Los innecesarios autogoles de las vacunas

El Gobierno ha tenido una gestión compleja desde un inicio. No logró crecer en las cifras inicialmente propuestas, malas decisiones como el alza del Metro, malas cuñas como las flores de Larraín y despertarse más temprano de Fontaine, pero que se volvió realmente complejo ante el mal manejo de las movilizaciones del 18 de octubre. Todo lo anterior le ha impedido llevar una agenda legislativa donde su principal proyecto, la reforma a las pensiones, parece que deberá esperar hasta que el próximo presidente la tome.

Sin embargo, y a pesar de toda expectativa la contingencia del COVID-19 en algo estabilizó la serie de conflictos que tenían. La pandemia, a nivel sanitario, no ha tenido un manejo que nos haya puesto en dilemas como "la última cama" o escasez de insumos. Pero a pesar de estar lejos de evaluar negativamente la pandemia, el propio Gobierno comenzó una serie de autogoles y que generan ripios innecesarios cuando sabemos, este puede ser el fenómeno por el cual se evalúe la gestión de Sebastián Piñera.

Sumado a las decisiones optadas para cómo celebrar las Fiestas Patrias, las cuales debieron ser rediseñadas una vez comunicadas, se suman otros hitos que sufrieron el mismo fenómeno: se informó y a las pocas horas se reculó. Así también ocurrió con la campaña de vacunación que parecía ser un éxito hasta que el canciller Allamand informó sobre la negativa de vacunar a personas migrantes que no estén en un régimen regular. Esta decisión fue eliminada al día siguiente por la mañana, critada hasta por el exministro Mañalich. En otro punto que ha resultado más complejo que el anterior, es el aplazamiento en la vacunación para personas con enfermedades de base menores a 65 años, y de las personas entre 60 y 65 años. Fueron los docentes quienes reemplazaron a estos grupos de personas, y si bien ellos son un grupo que debe ser prioritario fue cómo se configuró esta decisión la que empaña lo ocurrido.

Sabemos que el Gobierno está hace meses buscando fórmulas para el retorno de clases presenciales, video publiciatario mediante, el ministro Figueroa fue hasta blanco de una serie de memes por no lograr plenamente su objetivo. También esta decisión fue tomada por la presión que ejerció el propio Colegio de Profesores a través de su presidente Carlos Díaz, quien pidió una serie de condiciones para reiniciar las clases; así un grupo de presión logró en parte su objetivo a través de una negociación con la autoridad. Entonces cabe preguntarse ¿era necesario apurar la vacunación de los profesores solo por el hecho de retornar a clases preseniales durante el primer semestre? Me parece que no. No sólo porque existe la opción de mantener el sistema hibrido durante los primeros meses del año académico, sino que también hizo postergar a grupos de alto riesgo sanitario, por último y lo que es más delicado aún para la autoridad, se crearon incentivos para que otros grupos de presión hicieran lo propio.

Se adiciona a lo que se expresa en el párrafo anterior que durante estos días hemos conocido más de 30 mil personas han sido vacunadas sin encontrarse dentro del calendario, gracias a decisiones de algunos alcaldes. Esto ha causado repudio desde la opinión pública e incluso del propio Gobierno central, pero si la autoridad nacional decidió modificar el calendario por reiniciar las clases, su reclamo queda con escasa base. Nuevamente tenemos un autogol del Gobierno por una decisión que pudo ser aplazada por unos días.

Para peor de males, Perú y Argentina están pasando por casos complejos debido que autoridades de Gobierno decidieron sin comunicar a la ciudadanía que se vacunarían antes que el resto, y/o que invitarían al grupo de amigos también a hacerlo. Obvio que estos casos se vuelven caldo de cultivo para que las redes sociales proyecten lo sucedido en estos países con Chile. Será tarea del Gobierno saber comunicar y, actuando de manera coordinada se diga que, lo sucedido con nuestros vecinos no tiene relación alguna con lo que pasa acá.

Chile ha llevado un proceso de vacunación sin mayores temas hasta ahora, gracias a que nuestro Estado ha funcionado bien. Se nos pone como ejemplos a nivel latinoamericano, y nos ayuda también a mejorar la confianza en las instituciones y entre nosotros, lo que es positivo. Esta campaña puede ser la gran herencia del Gobierno de Piñera, y por ahora fabricantes mediante, dependerá de sus decisiones que culmine dentro de los plazos establecidos por ellos mismos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas