Riesgo para la salud de los chilenos, proyecto de ley Fármacos II

Legislar a favor de la salud de Chile es potenciar a las farmacias como centros de salud. La indicación del Gobierno al proyecto de Ley Fármacos II que pretende permitir la venta de medicamentos en supermercados y almacenes, violenta toda la normativa sanitaria vigente y pone en riesgo a las personas.

La venta en supermercados no garantiza las condiciones sanitarias de venta; la autoridad, por una parte, lleva años imponiendo nuevas condiciones sanitarias para el funcionamiento de las farmacias, pero desea facilitárselas o relajarlas respecto de los medicamentos sin receta.

Por decirlo así, para el Estado existen medicamentos de primera y de segunda categoría sin considerar que los riesgos son potencialmente los mismos. 

Una de las consecuencias de la liberalización de la venta de fármacos OTC en Estados Unidos, son tasas altísimas de intoxicación por medicamentos.

Otros países que implementaron políticas similares hoy vienen de regreso, es cosa de ver lo que sucedió en Argentina donde los perjuicios de la medida fueron tales que hoy se han visto en la necesidad de dejarla sin efecto.

Que nuestras leyes garanticen y promuevan el acceso responsable y seguro a medicamentos, significa que es necesario que un profesional de la salud garantice el uso adecuado de los remedios con o sin receta. 

A modo de ejemplo, el Paracetamol es uno de los medicamentos OTC más vendidos en Chile con 13 millones de cajas en 2016, y figura dentro de los 5 medicamentos con mayores efectos adversos graves para la salud, según el Centro Nacional de Farmacovigilancia del ISP. 

La venta de medicamentos en supermercados, además de poner en riesgo la salud de chilenos y chilenas, no mejorará el acceso a fármacos complejos o utilizados para enfermedades crónicas.

Es una medida hecha solo en pro de los intereses económicos de grandes supermercados como  Walmart y Cencosud que representa casi el 35% del mercado farmacéutico en detrimento de las pequeñas farmacias de barrio, que sí brindan acceso a medicamentos que salvan vidas. 

Las Farmacias, farmacias independientes y la red pública de Salud están en todo Chile, no se pueden reemplazar por un supermercado o el almacén de la esquina, como propone el Gobierno en la Ley de Fármacos II.

En las comunas en que no hay farmacias, o farmacias móviles o farmacias comunales, se encuentra presente la red de salud estatal, la que, por medio de centros de salud, consultorios, postas, establecimiento de baja complejidad, dan acceso seguro a los medicamentos. 

Vender medicamentos fuera de la farmacia tampoco es consistente con lo que ha venido impulsando la OMS, la OPS y las autoridades sanitarias de la mayoría de los países OCDE en materia de racionalizar el uso de medicamentos. 

Además, es una falacia que por aumentar la competencia se logrará aumentar los canales de distribución.

Acá podría darse justamente lo contrario ya que, con la eventual entrada de los grandes supermercados como Walmart y Cencosud, se producirá una tremenda asimetría en la competencia, ninguna farmacia independiente podrá competir con ellos, tendrán que cerrar sus puertas y eso sí afectará el acceso de los medicamentos que realmente salvan vidas.

Así los más afectados con la venta de remedios sin receta fuera de las farmacias, serán nuevamente los pacientes.

Tampoco disminuirá el costo o el gasto de bolsillo en este ítem de los chilenos y chilenas, ya que  los OTC tienen los precios más bajos de la región en Chile. Muy por el contrario, el precio de los medicamentos para crónicos aumentará, ya que las farmacias venderán menos OTC pero tendrán los mismos costos de operación. 

Walmart sería el más beneficiado, ya que en EE.UU., es dueño de un importante laboratorio (Equate) productor de medicamentos, cuyo volumen y capacidad de venta podría poner en jaque la industria nacional de genéricos. El Ejecutivo no ha presentado el costo real que esto tendría para el Estado: supervisión de miles de puntos de venta a lo largo del país, enfermedades agudas (intoxicaciones) y crónicas por el uso indiscriminado, robo de medicamentos, etc.

Las farmacias independientes y químicos farmacéuticos rechazamos categóricamente esta indicación. Nuestros legisladores tienen el deber de cuidar la Salud de Chile.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas