Sí, necesitamos un cambio radical en política de medicamentos

El ministro de Salud, Jaime Mañalich declaró que “necesitamos un cambio radical. Porque la inequidad al acceso de medicamentos, es enorme”.  La duda que queda, es si las actuales medidas que impulsa la autoridad política realmente apuntan en esa dirección y si terminarán con el carácter monopólico de la industria responsable de imponer estos altos precios. ¿O nuevamente seremos víctimas de un engaño masivo?

La Política Nacional de Medicamentos anunciada por el Gobierno engloba las ya conocidas medidas que ha impulsado este año a través de diferentes planes y proyectos de Ley, como Fármacos II, Pro Consumidor y Seguro Clase Media Protegida.

El abanico de 30 medidas es amplio. Pero el mensaje comunicacional del Sr. Presidente Piñera fue dirigido a las farmacias,  las que deben “pensar 10 veces antes de no cumplir” eludiendo  relevar el rol crítico de los laboratorios y de la regulación de precios.

Increíble amenaza de un Presidente que todavía no comprende que los problemas de gasto de bolsillo están focalizados en los medicamentos de receta o éticos y no en los similares y menos en los OTC, cuyos precios no pueden ser más bajos.

En lo que ninguno de los actores de la dispensación farmacéutica está en desacuerdo, es en su compromiso por impulsar un mercado ético, donde el incumplimiento del ordenamiento vigente debe ser debidamente sancionado de acuerdo a la gravedad de la infracción.

Lamentablemente, con ello no veremos la anhelada sustancial reducción en el precio, porque el pilar de la política es errada. Detengámonos en lo que el Ejecutivo denominó su “medida de alto impacto” para disminuir el gasto de bolsillo, la licitación de medicamentos por parte de Fonasa.

El petitorio exigible está compuesto, en su mayoría, por medicamentos originales de marca o innovadores. Como es de público conocimiento, precisamente estos son los medicamentos más caros del mercado, no solo para el consumidor final sino también para las farmacias que los adquieren a los laboratorios productores.

Solo las grandes cadenas pueden negociar descuentos por volumen, inalcanzables para las pequeñas cadenas o distribuidoras menores.  Este es el principal obstáculo que deja fuera del mercado y de cualquier licitación a las farmacias independientes.

Esta súper medida del gobierno parece ser nada más que un bálsamo económico para los intereses de las marcas de los laboratorios frente a la eventual aprobación de la prescripción por DCI en el proyecto de Ley Fármacos II, y a la que se han opuesto férreamente.

De esto el Ministro Mañalich nada dice, sólo fustiga a las farmacias y las presiona para participar en esta licitación, cuyas bases han merecido serias y fundadas objeciones.

La segunda medida del Ejecutivo es el fraccionamiento de medicamentos. Si esta función se deposita en las farmacias, en la mayoría de los casos sólo aumentaría el valor de la compra en vez de disminuirlo, pues requiere personal especialmente dedicado a facilitarlo, mesones ad-hoc y un QF solo dedicado a esta tarea.

Sería más lógico y eficiente regularlo a nivel de producción, a fin que el laboratorio productor modifique el registro sanitario y compatibilice el número de pastillas o grageas a las que realmente dispensa en su terapia el médico tratante.

¿O es molestar mucho al laboratorio productor que no venda 27 pastillas en su sku sino 30? ¿O qué empaque 7 pastillas y o 10?

¿O será que al gobierno le incomoda terminar con este abuso de los laboratorios y prefiere trasladar esta carga del fraccionamiento a quienes no provocan el problema, como son las farmacias?

Adicionalmente, les genera una responsabilidad civil relacionada a errores en el expendio. Por lo que es habitual en los países que lo implementan, que la receta se entregue con un día de antelación por parte del paciente que lo requiere.

En relación a la accesibilidad, la autoridad anunció la obligación que las farmacias dispongan del petitorio mínimo, stock, de medicamentos bioequivalentes por principio activo para garantizar intercambiabilidad. En caso que no se cumpla se aplicarán sanciones.

La bioequivalencia no es sinónimo de bajos precios, si no es bien diseñada e implementada. El Ministro Mañalich lo sabe muy bien. La bioequivalencia aprobada en la Ley de Fármacos I solo logró que los precios subieran, lo que le fue advertido por distintos actores del mercado. Pero él nuevamente no escuchó.

Por lo demás, si se insiste en una Bíoequivalencia mal diseñada, es muy probable que una serie de medicamentos dejarán de estar disponibles en el mercado, pues a los laboratorios productores no les interesará producirlos.

Es alarmante que Chile esté viviendo uno de los más graves  desabastecimientos en una extensa lista de medicamentos genéricos y se pase por alto que están en quiebre de stock o simplemente los laboratorios han terminado con su registro.

Entre estos sensibles medicamentos que resultan prácticamente imposible encontrar en farmacias, están las penicilinas inyectables de larga duración o benzatinica. La doxicilina a diferencia de las anteriores, está disponible en el mercado con un similar de marca llamado doxhital, pero que vale casi diez veces más, tal como sucede con otros genéricos cuya desaparición ha obligado a los pacientes a pagar precios mucho más altos.

En el caso de las penicilinas, y otros antibióticos como el aminoglicosidos, auguramos una catástrofe, porque el ISP acogiendo una sugerencia de la OPS, quitó la autorización sanitaria clase C para exigir la clase B (productos biológicos), que son hasta 20 veces más caros. 

Una ampolla de penicilina que valía $ 450, ahora costará $8.000 y un colirio de gentamicina que cuesta $2.500, valdrá $50.000.

El número de medicamentos discontinuados aumentará, pues el ministerio de Salud ha publicado una relación de más o menos 200 medicamentos que requerirán de bioequivalencia en un futuro próximo, pese al reciente anuncio del ministerio de Salud de eximir de esta obligación a una docena de medicamentos.

Ministro Mañalich, menos pirotecnia mediática y más trabajo sanitario.

Presidente Piñera, infórmese bien y deje de amenazar por televisión a quienes no son responsables de los precios en este mercado. Ponga el foco donde corresponde en beneficio del gasto de  bolsillo de todos los chilenos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas