Nuevo concepto de Familia

El miércoles 24 de octubre, la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados despachó a Sala el proyecto de ley que transforma el ministerio de Desarrollo Social en ministerio de las Familias y el Desarrollo Social. 

El mensaje original denominó este cambio de creación de Ministerio de Familia y Desarrollo Social. Su definición de familia propuesto en el numeral 4) del artículo primero, concebía la familia como “núcleo fundamental de la sociedad, compuesto por personas unidas por vínculos de parentesco o de pareja, en que existen relaciones de naturaleza afectiva y de apoyo mutuo, que generalmente comparten un mismo hogar y tienen lazos de protección, cuidado y sustento entre ellos”. Por otra parte, hacía algunos cambios y ajustes menores. 

La tramitación en la Comisión se tradujo en algunos cambios relevantes. 

El primero de ellos dice relación con el nombre del Ministerio. Afirmar a secas, Ministerio de Familia podía dar a entender cierta uniformidad en el tipo de familia que se deseaba representar, apoyar y promover.

La verdad sea dicha, esta percepción no se condecía probablemente con la voluntad del gobierno, no obstante, las percepciones también construyen realidades, lo cual incentivó a algunos diputados a presentar una indicación para reemplazar “Ministerio de Familia...” por “Ministerio de las Familias y Desarrollo Social”. 

El segundo de ellos es la definición de familia. La Comisión, a instancias de la coordinación del propio ministerio de Desarrollo Social, avanzó en una definición técnica adecuada a lo que el proyecto quiere promover.

De esta forma, se evitó la discusión sobre la concepción filosófica de familia, que de algún modo esta abordado en la Constitución Política, y ahondó en los aspectos concretos y prácticos de la noción de familia.

De esta manera, se definió como “conjunto de personas unidas por vínculos afectivos o de parentesco o de convivencia, en que generalmente existen relaciones de apoyo o de auxilio mutuo y que asumen habitual y colectivamente sus necesidades pudiendo desarrollar entre ellos lazos de protección, asistencia, cuidado y /o sustento.” 

Esta definición es importante toda vez que dentro de una familia, puede no existir relación afectiva alguna y será familia igual.

Por otra parte, equipara, con toda justicia, aquellas relaciones de hecho que son afectivas pero sin reconocimiento legal, y las asume como relaciones susceptibles de ser consideradas familiares sobre la base de existir lazos que la institucionalidad debe incentivar.

La supresión a la mención de “núcleo fundamental” resulta interesante de destacar toda vez que dicha noción representa sólo una corriente filosófica religiosa. Esto no niega que la familia sea fundamental, pero el conjunto de problemas que viven las familias del punto de vista de una sociedad patriarquizada y machista, con niños maltratados por sus propios padres y la realidad de muchos adultos mayores que no son cuidados ni atendidos por sus hijos, no puede pasar por la vereda del frente en materia de reconocimiento institucional. 

Así las cosas, se arribó a una definición funcional, flexible y versátil que, por cierto, puede ser mejorada.

Sin embargo, en líneas gruesas, se avanza en la dirección correcta al valorar el afecto como elemento clave en una familia y admite la posibilidad de una amplia diversidad de formas en que se pueden producir relaciones familiares, abandonando la visión más tradicional que solo da cuenta de un tipo de familia y que ni siquiera exige relaciones de cierta calidad.

Es un paso importante en un contexto donde además se propone cambiar el propio nombre institucional al de Ministerio, “de las Familias”, lo cual  implica incluir y no excluir, implica reconocer y no mirar para el lado e incluso, implica mejorar la calidad de la afectividad y no tener que soportar relaciones insanas por el sólo hecho de estar emparentado o matrimoniados con personas dañinas.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas