Las ciclovías y la falta de duchas

El anuncio del Intendente Orrego respecto a aumentar el número de  kilométros de las ciclovías de Santiago, denominado “ proyecto Mapocho 42 km” debe ser celebrado y valorado, pues esta iniciativa se enmarca dentro de los objetivos propios de las ciudades sustentables.

Estas ciudades propician la reducción de la contaminación y la congestión vehicular, por medio del fomento de un transporte integrado, privilegiándose en consecuencia el transporte público y otros medios de movilización no contaminantes, en especial, la bicicleta.

En este contexto, cabe señalar que el ex Canciller Alfredo Moreno y la Directiva de ADICA de la época, acordaron llevar a cabo un estudio de factibilidad para dotar al ministerio de Relaciones Exteriores de instalaciones adecuadas que permitieran a quienes utilizan la bicicleta como medio de transporte para llegar al Ministerio y/o aquellos que realizaran alguna actividad deportiva,  disponer de baños y duchas apropiados. Con el cambio de administración, este proyecto habría quedado en el olvido o sencillamente, no se tendría conocimiento de su existencia.

En virtud de lo expuesto, sería aconsejable que junto con extender y mejorar el número de ciclovías, no sólo en la capital, sino que en todas las regiones de Chile, exigir a las  distintas reparticiones públicas (Ministerios, Servicios y Municipalidades) la obligación de contar con instalaciones sanitarias  mínimas, que permitan a sus funcionarios, al menos, poder cambiarse de ropa y/o  ducharse, si así lo estiman oportuno.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas