Chiloé, tierra siempre próspera

Cuenta la leyenda que hace milenios atrás Chiloė era parte de un solo cuerpo terrestre unido al continente.

Un día apareció el espíritu de las aguas, en forma de culebra: Cai-Cai Vilú, quien ordenó el ascenso de las aguas ocasionando con ello la inundación de las tierras bajas, valles y cerros, sepultando con ello a sus habitantes. Cuando las aguas cubrían gran parte de la tierra, se presentó el espíritu protector, Ten-Ten Vilú, en forma de culebra, originando con ello el inicio de una larga batalla.

El movimiento continuo de las fuerzas positivas y negativas que giran y giran desde siempre, está representado en Chiloé por la lucha telúrica entre el mar y la tierra, en la personificación de estos reptiles míticos. La lucha entre estas dos fuerzas fue impetuosa y penosa, pues mientras una elevaba el nivel de las aguas, la otra elevaba el nivel de las tierras, tratando ambas de proteger todo lo existente en sus respectivos dominios.

Luego dejó de llover, las aguas bajaron, pero pocos lograron salvarse de la gran lucha, los animales se transformaron en piedras, los seres humanos que no alcanzaron las cumbres de los cerros se transformaron en peces. Los valles quedaron transformados en canales y golfos; los cerros y cordillera en islas que dieron forma a un archipiélago de extraordinaria belleza.

¿Por qué ambos espíritus representados como serpientes?¿El espíritu de las aguas y el espíritu de la tierra?

La serpiente es un reptil que todos los años en primavera cambia totalmente la piel, por lo que se le atribuye poder, sabiduría, rejuvenecimiento, fertilidad, salud y prosperidad. Hace muchos siglos la serpiente fue venerada por los cretenses, fenicios, indios orientales y aztecas como uno de sus dioses.

La serpiente del bastón de Esculapio -el símbolo que representa a la profesión médica- está enroscada en una vara cuya cabeza erguida está mirando hacia un lado frente a un espejo. Sabemos que Esculapio fue un médico notable de la antigua Grecia y después de su muerte fue inmortalizado en la mitología.

No obstante, el símbolo representa a la salud en general hasta el punto que también esta serpiente está en el emblema de la Organización Mundial de la Salud y en las insignias de profesiones como la química y farmacia.

La serpiente enrollada sobre el bastón también hace pensar en lo sucedido hace mucho más tiempo cuando Dios le pidió a Moisés que hiciera una serpiente de cobre y la enrollara sobre un palo, esto tenía el propósito de que al verla, la plaga de las serpientes del desierto no le harían daño, lo cual se cumplió. Lo más probable es que esto se haya extendido en todas las culturas que la toman como un símbolo de curación. Lo cierto es que la serpiente que muda periódicamente la piel simboliza el rejuvenecimiento. En algunas culturas se considera capaz de resucitar a los muertos y Esculapio en su afán de sanación iba resucitando a los difuntos.

Sea como sea, si la leyenda reza que nuestro bello archipiélago de Chiloé de más de cuarenta islas, nació a partir de una lucha de fuerzas positivas y negativas, lo que representaba un aparente caos destructivo y mortal, podría ser ahora y en estos tiempos la nueva leyenda para esta bella tierra de gaviotas.

Chiloé y todos sus habitantes e hijos de esta tierra que habitamos en otras partes del territorio nacional, está llamado a permanecer y perseverar, como ha sido su propia vida como territorio y actual provincia que alberga diez comunas desde el canal de Chacao al sur y desde el océano Pacífico al mar interior.

Chiloé y su pueblo nos han enseñado con tesón e hidalguía, testimoniado esto en las imágenes de su rudos hombres derramando lágrimas en medios de prensa nacional, que aunque en constantes movimientos y juegos de fuerzas, es posible unir en un abrazo a Tenten desde la tierra y a Cai Cai desde todos los mares, el pacífico oceánico, el mar interior, los canales, golfos y lagos.

Nuevamente los chilotes sabrán sobrevivir a cualquier crisis, está en su historia y en su enorme fuerza creadora, la que le han dado CaiCai y TenTen como símbolos de prosperidad y salud.

Larga y buena vida a Chiloé.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas