">

No me gusta leer: Biblioteca Pública Digital

"¿Por qué no te dejas de hablar de libros? No entiendes que no me gusta leer", me gritó airada una personita que no voy a delatar en esta columna de opinión. Yo guardé silencio, no quise decir algo que le pudiera doler y pensé ¿qué diría el equipo de Biblioteca Pública Digital si le comentaran 'no me gusta leer'?

No tengo palabras para describir el placer que me da leer, complicidad que compartimos con muchas personas y que nos une en animosas conversaciones, como a otras personas les une la pasión de ir al estadio y ver fútbol.

¿Se han fijado que, a veces, las cosas las tenemos enfrente y no las valoramos? Eso me pasó con la Biblioteca Pública Digital (BPD, en adelante). Me inscribí hace un par de años, después de un curso sobre fomento a la lectura, pero después la olvidé. Este año la redescubrí y es sobre ella que quiero hablar.

"Somos un servicio gratuito de préstamo de libros digitales dirigido a todos los habitantes de Chile y a los chilenos residentes en el extranjero. Bpdigital.cl es una iniciativa desarrollada por el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural y promueve la lectura desde cualquier punto geográfico. Te ofrecemos en préstamo libros y audiolibros en formato digital (EPUB, PDF, MP3, Streaming, etc) por 14 días renovables por 7 días más", se define la BPD.

El equipo de la BPD mantiene una constante conversación a través de sus redes sociales, posteando sobre nuevos libros, autores destacados, recomendaciones, relevando temas de interés que anima la lectura.

La app -que para quienes no lo saben es una aplicación que se descarga en el celular- es una maravilla: los libros se adaptan al formato móvil y se pueden leer en forma amigable, inclusive en la noche, gracias a su iluminación. Además, tiene una colección de audiolibros, los cuales se pueden escuchar fácilmente.

Ya sé que más de alguien me dirá: yo soy de libro de papel, es insustituible. A lo que siempre respondo: es otro canal para leer. Cuando no se dispone de un libro físico se agradece poder sumergirse en una lectura digital.

Y sobre los audiolibros más de alguien acotará que es infantil. Mi respuesta es que tenemos distintos canales perceptuales: hay personas que son más visuales, otras más kinésicas y otras más auditivas. Si puedes escuchar a alguien que te lea un libro mientras haces otras cosas, es un manjar de dioses. Un audiolibro leído por una buena voz es delicioso, y leído por quienes lo escribieron es un lujo que ya se quisieran nuestros antepasados.

También se hacen clubes de lectura inclusivos, lo cual es plausible, ya que consideran la diversidad que hay, no solamente en nuestro país, sino en el mundo, y acercan la lectura a personas con capacidades diferentes.

Esta es una invitación a visitar la BPD, a descubrir sus distintos formatos y a leer gratis, una joya por la cual sentir orgullo y desatar la ambición intelectual, abrir el apetito a la curiosidad en un aprendizaje y conversación con el conocimiento del mundo, además del placer de conocer y saber por el mero hecho de hacerlo, por puro darse un gustito -o varios.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas