La “U” y lo imposible

Abrí mis ojos al mundo y aunque no lo puedo recordar, seguramente era una casa teñida de azul. De banderines. Fotos. Pendones.

Nunca ha sido fácil ser de la “U”. Desde los bellos instantes del ballet azul. Pasando por una nefasta dictadura, que desmanteló al club en el 85, que nombró a Rolando Molina y Ambrosio Rodríguez como dirigentes y que vendieron los terrenos del hoy Mall Arauco, Hyatt en Las Condes, pertenecientes al club y de los cuales nunca se supo los destinos de esa millonada de dinero. Culmina en la ida a segunda división de un equipo, que en los potreros mostraría a los pocos esa llamarada de su hinchada y lo legendaria de su sangre.

En 1992 con el honesto y bocón Dr. Orozco, hombre, que no entendía de negocios, pero con una fe tremenda en sus pupilos y con una mirada social de este deporte, logra por fin y luego de 25 años la ansiada, octava estrella.

Luego de ahí, se tocaría la gloria en repetidas veces obteniendo bicampeonatos, tricampeonatos y el primer título invicto en la Sudamericana, que harían de ese plantel, el ejemplo de como un entrenador con una estrategia temeraria y agresiva, elevó a los azules a una admiración mundial.

La “U” es su hinchada. La “U” es el sudor con el cual sus jugadores la “metían”, la “corrían” poniendo sus camisetas al viento. En muchas ocasiones se jugaba mal. Se perdía. Pero esos hombres mostraban lo que queríamos ver. Fuerza, coraje, arrojo, vergüenza deportiva. Y en esa demostración de amor por los colores, que ostentaban sus jugadores, la fuerza de su hinchada, que reconocía el esfuerzo se hizo para siempre “adicta” al Bulla. Al chuncho. De pasión se pasó al sentimiento.

Hoy y en especial este semestre, el ocaso de esta “U” soñada, el ocaso de una “U” temeraria, el ocaso de una “U” que daba vuelta resultados, el añoro de un Sampaoli, que nunca más tendremos, nos tiene en una encrucijada, por la cual tememos un aún más desastroso futuro.

¿Culpas compartidas? ¿Dirigencia con interesas, que no tienen que ver con los de su hinchada? 

¿Contrataciones con “mal ojo? ¿Entrenador pensando con mucha ilusión pero poca realidad, que siendo discípulo de Sampaoli, haría la magia de Don Sampa? Definitivamente ¿“puro comercio”  Sr.Heller?

No tengo la respuesta. No sé la razón. Solo puedo decir, que como hincha, que va al estadio y sigue a la “U” veo un cuadro desmotivado. Veo un equipo, que no corre, que no la “mete”, que no buscan la pelota sino esperan que llegue a ellos. Veo un cuadro sin jerarquía.

Pocos son los que se salvan y sea Becaccece malo en plantear partidos, en alineaciones absurdas, en cambios de experimentos, quiero pensar, que haremos lo imposible. Que una hinchada así, tan conmovedora, se merece, que estos millonarios jugadores tengan la decencia de jugar solo por el honor. Que nos den un tremendo espaldarazo y nos muestren como realmente ruge el león. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas