Revolución en el fútbol joven

Escribía en la columna anterior que el gran valor de la era Bielsa no estaba en que llegaríamos adonde jamás lo habíamos hecho, sino que apostábamos por un cambio en la estrategia y metodología.

Lo que es indesmentible y digno de elogio fue que con Bielsa demostramos que las cosas se pueden hacer de forma distinta a lo que estábamos acostumbrados y con excelentes resultados.

Si miramos lo que pasa en el fútbol joven, me temo que no vamos a dar el  gran salto que necesitamos.

Por ejemplo, se arma una crisis allí donde es menos relevante y seguimos apuntando a los flancos y jamás al meollo del asunto.

Se discute sobre los miembros del cuerpo técnico y los de la comisión cadetes. Se hacen declaraciones que “ahora se trabajará como nunca” ignorando que dentro de los que llegan, arriban algunos que fueron jefes de procesos anteriores donde, a contrario sensu, ¿no se trabajaba?

Lo que necesita el fútbol joven es UNA REVOLUCION. Necesita cambiar estructuras de fondo.

¿Son las categorías del fútbol joven las que deben ser?

¿Deben estar en el fútbol joven sólo los clubes asociados en la ANFP o se debe ampliar la base?

¿Qué pasa con la Federación y el rol formativo del fútbol aficionado?

¿Es la ANFA un socio amateur o hay un profesionalismo encubierto que a través de la tercera división ha matado al fútbol amateur chileno?

¿Dónde están los campeonatos nacionales juveniles que eran un foco de captura de jugadores?

¿Las ligas comunales, rurales, laborales?

¿Florece el fútbol seniors, bienvenido porque puedo seguir jugando, y muere el fútbol joven?

En una línea correcta de protección a los trabajadores se ha garantizado el contrato de trabajo a los jugadores mayores de 18 años pero, por un tema de madurez tardía del deportista chileno, se ha condenado al desempleo o al abandono de la actividad a cientos, sin asegurar una alternativa que les permita elegir en un contexto de seguridades y oportunidades ¿una victoria a lo pirro?

¿Podrá haber filiales y un régimen de traslado de categorías que permita un flujo permanente de jugadores propios sin afectar cupos y con ello oportunidades de jugar?

¿Por qué el fútbol no utiliza los fondos del subsidio al empleo juvenil si es una gran fuente de empleo joven?

¿Por qué en plena época del e-learning donde miles de profesionales y ejecutivos se forman a distancia, los jóvenes que practican fútbol en clubes de la ANFP no pueden estudiar como alumnos libres, en modalidad e-learning, en forma nocturna o 2 años en 1 por el sólo hecho de no tener 18 años?

¿Por qué el INAF no se transforma en Colegio y absorbe las demandas de alumnos que demandan horarios y programas escolares especiales  afines a su condición de deportistas de alto rendimiento?

Hay  temas mucho más relevantes que discutir sobre si asume Zutano o Fulano.

Todos los que llegan y los que se van, han sido en su momento seguidores de la estructura piramidal (que tanto daño ha hecho al fútbol chileno) y, por ende, jefes absolutos y con plenos poderes de la formación de cadetes en sus respectivos clubes y nada hemos avanzado.

El fútbol cadetes necesita trabajo directivo, del mismo nivel y empoderamiento que el que necesita  la Liga Profesional y la Selección. Un trabajo en el lugar donde deben trabajar los dirigentes de verdad: afuera de la cancha.

Hay mucho que hacer ahí con alto impacto en el trabajo al interior de la cancha: Educación, Empleabilidad, Salud, Nutrición, Prevención de la Drogadicción y Alcoholismo, Formación en Habilidades Sociales, Promoción de Escuelas Deportivas, Descentralización y Cobertura Territorial del trabajo y formación de Técnicos para Jóvenes (con competencias y habilidades distintas de los técnicos para alta competencia),torneos internacionales, en Chile y en el exterior, giras y más partidos, jugar y jugar, etc. etc.

Por ello, creo que hay que revolucionar. Mirar adonde lo han hecho bien y traer a alguien que dirija, implante políticas, cree hábitos. Que superando lo hecho por Bielsa, logre no sólo resultados y nuevos métodos, sino también deje escuela.

En el fútbol cadetes, como en el adulto, se ha demostrado que los resultados adentro de la cancha los podemos conseguir entre nosotros y con nuestros precarios métodos. Pero también sabemos que esos resultados no sirven de nada si una vez terminado el partido bajamos de la gloria para seguir viviendo en el subterráneo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas