El virtuoso triángulo internacional del litio

En el “triángulo del litio”, -como lo denomina el científico Domingo Ruiz, Doctor en Química y profesor de la USACH-, situado en las fronteras de Chile, Argentina y Bolivia, están las mayores reservas mundiales de litio, estimadas en un 85%, elemento básico en la generación de baterías eléctricas y, consecuencialmente, en la protección del medio ambiente.

Sin perjuicio de dicha relevante significación ecológica, es importante resaltar que dicho triángulo posee una virtuosa potencialidad en la consolidación de las relaciones internacionales entre estas tres naciones, como en sus posibilidades de desarrollo económico y social, amén de la ya mencionada protección ambiental.

En efecto, desde la perspectiva internacional, un acuerdo tripartito, a partir de los respectivos gobiernos y con participación del sector privado, dirigido a controlar, administrar e industrializar el litio, con estricto celo y rigor ecológico y respeto y participación de sus comunidades, permitiría.

1. Fortalecer la capacidad de negociación del litio ante el resto del mundo, evitando competencias perjudiciales entre ellas, y

2.  Afianzar la unidad política e integración económica entre estos países.

Lamentablemente, según entendemos, no han existido hasta hoy negociaciones oficiales y formales al respecto entre los tres gobiernos.

Como se señaló, el litio es un mineral no metálico estratégico que el mundo requiere con urgencia en la producción de energía en electro movilidad que reemplace a aquellas que están destruyendo el medio ambiente.  

En un artículo publicado en los medios, los científicos, Gonzalo Gutiérrez, Doctor en Física de la Universidad de Chile y José Zagal, Doctor en Química de la Universidad de Santiago, señalan que: “son tres las nuevas aplicaciones (del litio), y que abren inmensas oportunidades de investigación y desarrollo”.

“Primero, el litio se utiliza para almacenamiento de energía, a través de su uso en baterías eléctricas y acumuladores termosolares”.

“Segundo, contribuye a la eficiencia energética, empleándose en aleaciones de aluminio-litio en aviones, barcos y rodados.

“Tercero, el litio es el elemento del cual se produce el tritio, que es el combustible de la futura fusión nuclear”.

Consultado al respecto, el Dr. Gutiérrez, ex Presidente de la Sociedad Chilena de Física, explicó: “El litio posee propiedades físicas y químicas de carácter singular por su alto potencial electroquímico y su bajo peso específico, que lo han convertido en un elemento clave en numerosas aplicaciones energéticas de alto nivel tecnológico, como baterías eléctricas y aleaciones livianas. Pero tiene también gran importancia en la energía nuclear. De hecho, el tritio usado en la fusión nuclear se obtiene a partir del isótopo Li-6 de litio.

A diferencia de la fisión nuclear, que consiste en la división de núcleos de elementos pesados y es el principio físico en el cual se fundamenta la bomba atómica y la energía nuclear controlada actualmente en uso, la fusión nuclear consiste en la unión de dos o más núcleos de elementos livianos para dar origen a un núcleo más pesado. La fusión nuclear es el principio en el cual se basa la bomba de hidrógeno”.

Según lo transcrito, es evidente entonces que la extracción, explotación, industrialización, comercialización y exportación de litio a otras naciones, está directamente relacionado con la seguridad, tanto nacional como internacional, sea por la importancia estratégica en energía como por el rol clave en la fabricación de armamento nuclear. 

Al respecto, Chile, Bolivia y Argentina se han comprometido ante las naciones del mundo, como suscriptores del “Tratado de No Proliferación Nuclear” de 1968, a adoptar las salvaguardias para evitar en cualquier forma la construcción, proliferación y utilización de aquel tipo de armas nucleares.

En cambio, la utilización del litio en la electro movilidad de vehículos de tierra, aire y agua, de administrarse adecuadamente en este virtuoso triángulo, en alianzas público-privadas con sofisticada tecnología de países como Alemania o Japón, cambiaría el rostro meramente extractivista de estas tres naciones contribuyendo a abrirles definitivamente el camino al desarrollo y a la superación de la pobreza, con estricto rigor ecológico y participación de sus comunidades.

En razón a lo expuesto, consideramos que es imprescindible y urgente constituir una mesa público privada multinacional, a partir de un acuerdo entre los tres gobiernos, dirigido a instaurar una política común sobre el litio, a fin de industrializarlo y comercializarlo en forma conjunta.

 Co autor, el abogado y ex diplomático, Eduardo Rodríguez Guarachi.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas