Candidatura estadounidense al BID

Estados Unidos ha continuado adelante con  la candidatura de  Mauricio Claver - Carone , asesor del presidente Donald Trump , para Asuntos del Hemisferio Occidental  a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo, BID. La candidatura  fue anunciada sin  consultar previamente con los miembros latinoamericanos  y resulta contradictoria  por el escaso interés  que EE. UU. ha mostrado por la región y su política negacionista  del multilateralismo regional e internacional.

La candidatura ha causado  preocupación en la región ya que se aparta de una  norma consuetudinaria  vigente  desde hace casi sesenta  años, de acuerdo a la declaración oficial  del ex presidente de EE. UU. Dwight Eisenhower  de 1959, en la que expresó  que  “ la presidencia del BID debía recaer siempre en un ciudadano latinoamericano“ por lo que dicha candidatura vulnera flagrantemente  un  compromiso de  Estado y  vinculante para el país  emisor. El primer presidente del BID fue el chileno Felipe Herrera que concibió a la entidad regional como un motor para el desarrollo, asumiendo su carácter técnico, con una visión supranacional, un actuar independiente y ajeno a las presiones políticas.

Los  ex presidentes de América Latina, Ricardo Lagos, Fernando Henrique Cardoso, Julio María Sanguinetti, Juan Manuel Santos y Ernesto Zedillo,  han expresado reiteradamente su enérgica oposición, proponiendo posponer la elección fijada para el 12 y 13 de septiembre próximo, frente a lo que estiman sería una “ gravísima violación del acuerdo político fundamental del nacimiento del BID “.

En dicho acuerdo se resolvió establecer la sede del BID en Washington y se aprobó el principio de reservar la presidencia para un latinoamericano y la vicepresidencia para un ciudadano estadounidense.

EE.UU en el mes de junio del presente año al presentar un candidato estadounidense rompe la lógica y la norma básica  del acuerdo fundacional, sin consultar con la Asamblea de Gobernadores compuesta por 48 países miembros de la entidad, provocando un quiebre en las relaciones interamericanas que afectan los principios de convivencia hemisférica. Chile junto a Argentina, México y Costa Rica han propuesto aplazar la elección para marzo de 2021, fecha en que coincide la nueva fecha fijada para la Asamblea de Gobernadores del BID.

Lo razonable es  que la elección del nuevo presidente sea coincidente con la fecha de la Asamblea de Gobernadores a fin de que en dicha instancia se defina el marco estratégico del principal banco regional para enfrentar los grandes desafíos económicos y sociales provocados por la pandemia.

Sería altamente censurable que EE.UU utilizando su mayor poder de voto lograra su objetivo, convirtiéndose en una candidatura impuesta, que carecería de legitimidad y validez legal, causando un daño irreparable para el futuro del propio banco y las relaciones entre Estados Unidos y América Latina y el Caribe.

 El aplazamiento de la elección para marzo de 2021, permitiría promover  la búsqueda de un consenso  en torno a un candidato latinoamericano, preservando la historia fidedigna,con respeto a los procedimientos institucionales  y la dignidad  de la región.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas