El derecho al retorno como sinónimo de libertad y dignidad

El Derecho a Retornar sigue vigente para todos los pueblos que han sido obligados a dejar sus hogares, así lo expresan muchas resoluciones de Naciones Unidas (ejemplo 249), el derecho de los refugiados, el derecho internacional de los derechos humanos, entre otros cuerpos jurídicos y jurisprudencia internacional que lo avalan. Además de la moral y el sentido común desde una mirada humanista.

Por ello tienen tanta relevancia que más de 18.000 personas se congregaran el pasado 7 de mayo en Malmo, Suecia. Lugar en que se realizó la 14 Convención de Comunidades Palestinas residentes en Europa. En la actividad se manifestó en todas las alocuciones el interés por mantener la identidad y la memoria del pueblo Palestino, y que el dolor del destierro no amainará la reivindicación de su pasado, presente y futuro común en Palestina.

La diáspora a través de estos encuentros se compromete a no olvidar a quienes a diario viven en ocupación, ya que se trata de lo más preciado de sus vidas. Sus familias, amigos, tierras, aldeas, recuerdos de olivos, Tierra Santa y  dignidad.

Desde el asilo en Europa las distintas comunidades que habitan en Alemania, Austria, Dinamarca, España, Francia, Reino Unido, Suecia, entre otros países se reúnen y lo seguirán haciendo para recordar al mundo que hay una deuda con los palestinos, y que el derecho internacional de los derechos humanos consagra como norma imperativa, que es el derecho a retornar a sus hogares.

Hace más de 68 años que se inició el desplazamiento desde sus tierras al asilo y aún el sistema de Naciones Unidas no brinda una solución a esta situación. No obstante, los mismos palestinos dieron testimonio de conocer sus derechos, y además de estar articulando un trabajo para mantener su identidad y memoria histórica, por lo que no será el paso del tiempo el que resuelva en el olvido el destierro sufrido.

Las nuevas generaciones de palestinos nacidos en Europa junto a sus padres expulsados de Palestina mantienen el compromiso con su tierra ancestral. Ello queda de manifiesto en el recuerdo de una primera convención realizada hace 14 años a la que asistieron unas 300 personas; sin embargo ahora, luego del fracaso evidente de los acuerdos de Oslo y una mayor colonización de sus tierras, han convocado a más de 18.000 palestinos convencidos que alguna vez serán tomados en cuenta en sus derechos más fundamentales, y que trabajarán para ello a objeto de tener una patria soberana, libre de opresión.

Del evento del 7 de mayo cabe destacar la capacidad organizativa y el impacto en los medios de comunicación locales (Suecia) y sobre todo en las redes sociales. Lo cual fortalece la presión sobre el sistema internacional para dar respuestas coherentes y consistentes con los valores de justicia y libertad que los Estados del primer mundo dicen promover, defender y respetar.

Coincidente con ello, parlamentarios europeos asistentes al encuentro señalaron que redoblarán sus esfuerzos para que Palestina logre su libertad, valorando este tipo de encuentros (Convenciones), ya que en sí refrescan la memoria y evitan que quede en el olvido los dramas e injusticias cometidos en Palestina, acusando que los intentos de normalización de la situación del “Drama Palestino” es a toda costa lo que debemos evitar.

Por su parte los palestinos, lejos de sentirse doblegados, reafirman que mantendrán viva en la memoria de la humanidad su derecho a la libertad en su tierra ancestral.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas