La Jauría

No saben lo que ven, solo lo piensan. “Delincuentes”. Y no piensan otra cosa. Es la jauría pero una jauría de palabras, de palabras y balas. “Yo creo que el Comando Jungla está cumpliendo muy bien su deber, que corresponde a seguir en flagrancia y entrar a todos los lugares de La Araucanía persiguiendo a quien cometa en este caso el robo que corresponde, y si ellos los reciben de una manera hostil, con disparos, también ellos tienen que responder”. El enemigo está en todas partes, así lo afirma el Diputado Mellado. Cuesta entenderle, no radica en la lengua su mayor virtud. 

Hay que apuntar y disparar antes que lo hagan ellos. 

Hay que apuntar y soltar una jauría de balas, helicópteros, drones y, si fuera posible, misiles. “Entrar a todos los lugares de La Araucanía”. Es preciso poner orden. El enemigo, el delincuente se esconde. 

“¿Están orando?” “¡No! Están robando mi propiedad”. “Sacaron unos árboles, mi sargento”. Y Luis Gómez Guitterman apunta. Cuatro disparos sacuden la rogativa del lof Challupen, a orillas del lago Calafquen. “Hay que entrar a todos los lugares de La Araucanía”. 

El Comando Jungla interviene en asuntos delictuales y dispara. Por la espalda y a la cabeza. Muere Camilo Catrillanca. 

No habrá lugar de la Araucanía que no sea investigado, hurgado, intervenido, ultrajado. La jauría no cesa. Delincuentes. ¿Acaso no es soberano el Estado de Chile en estas tierras? ¿No es la función del Soberano asegurar la paz en su territorio?

“Son delincuentes, ¿no ve? No hay asuntos étnicos aquí”. Las palabras vociferan en las conciencias de los perseguidores. ¿Cuáles serán los robos que más atormentan las conciencias? ¿Los de gallina o los de tierra? 

La palabra, la palabra delincuencia todo lo autoriza. Todo lo autoriza. 

En Ercilla apuntan. la autoridad habla del cumplimiento de sus metas ¿Incluirán éstas al niño MPC, gravemente herido en Temucuicui? 

Es preciso hacerlo. Son delincuentes. ¿Una niña de seis años huérfana? ¿Un hijo póstumo? Si queremos un país libre de delincuencia tendremos que sufrir algunas consecuencias. La paz se conquista. Es nuestra obligación.

Es lo que prometimos al país y es lo que vamos a entregar. Seguridad, ¿entiende? Seguridad en las aulas, en las calles, y sobre todo en La Araucanía. 

¿No ve que después se alzan? Se vienen a los liceos, se visten de delantal blanco. Los delincuentes no tienen edad. ¡Falta que hace un Comando Jungla en Santiago! 

No, no es cuestión étnica. Estaban robando unos autos. Procedimiento habitual: buscar y encontrar autos robados. 

Yo estoy seguro que me iba disparar. De haber tenido Camilo Catrillanca un arma en su mano le aseguro que me mata.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas