">

Cambio estructural vs. medidas parche ¿Quién es el populista?

"Quiero mi 10%" se leyó en redes sociales minutos después que el Presidente anunciara una nueva oferta para que su sector no se cuadre con lo que muchas personas ya tienen como consigna. Sin embargo, el retiro de este porcentaje de los ahorros previsionales va más allá de un supuesto "populismo" como algunos han descalificado, es una demanda alimentada por la desesperación, la impotencia, la escasez. Requerimiento que choca una y otra vez con la indiferencia y egocentrismo de La Moneda.

Ese enfoque, el del ensayo/error, el del endeudamiento ha sido tan perjudicial que ya ni parte del oficialismo está disponible a sustentar. Es tan obvio que no es lo óptimo sacar los ahorros disponibles para la vejez, como tampoco es viable exigir a las familias chilenas seguir endeudándose. Pero el Gobierno ha llegado tarde a varias de las soluciones, muchas de ellas se podrían haber despejado al inicio de esta pandemia. 

Cada vez que me han consultado al respecto, he planteado que en un caso de extrema emergencia no hay que negarse a la posibilidad de que las personas que estén en una situación dramática puedan retirar un monto limitado, en el entendido de que después se reponga, porque si no, lo que se hace es arriesgar una menor pensión cuando llegue al momento de la jubilación. Aquello no es lo justo.

Hoy el mismo Gobierno esgrime que su contraoferta a lo que motivó el último cacerolazo nacional es mucho mejor para la llamada clase media, que el retiro de sus fondos saldrá más caro que el préstamo preferencial a través de la banca que ha ofrecido… que no quieren que las familias deban "rascarse con sus propias uñas". Pues bien, eso mismo impulsaron estos últimos cuatro meses en el caso de los independientes, de las madres trabajadoras, del pequeño empresario. Eso han esperado de la gran mayoría. 

Este conveniente giro debiera sostenerse para avanzar de forma efectiva en la Reforma Previsional que se necesita, un sistema solidario, que permita al trabajador un mayor ahorro y donde exista aporte tanto del Estado como del empleador. Uno donde se reduzca el margen de cobro por parte de la Administradora de Fondos de Pensiones y además exista un ente público que pueda cumplir esa función, con tal de tener una mayor garantía estatal.

Pese a este rimbombante segundo anuncio de apoyo a clase media, que vendría a "salvar" la gobernabilidad de Palacio, no podemos dejar de lado el retumbar de su vocería anterior.

Se advirtió: retiro de fondos AFP o reforma previsional; se dijo que con estos retiros ya no habrá Marco de Entendimiento, e incluso se condicionó la reforma que permite el retiro de fondos por acuerdo constitucional.

¿Es acaso que tenemos que elegir entre Reforma Previsional v/s un tapaboca oficialista? Al menos hubo una declaración de intenciones respecto acelerar el tranco para discutir la reforma de pensiones.

Estos avisos, ambos planes para clases media y dos de protección social son parte de la presión política y social. Esa ha sido la tónica. ¿Va a ser siempre así? Las últimas intervenciones del Ejecutivo parecen el corolario de una crisis interna que culpa al empedrado, buscando rebotar la pelea en la vereda del frente.

¿Este plan rehecho, donde se abre un poco más la billetera (siempre hubo donde echar mano) es para ayudar a la clase media o buscar recuperar la simpatía de su sector?

Es difícil tomar palco de esta liviana actitud. No podemos hacer elegir a las personas respecto otorgarles un mínimo de bienestar. Es relevante no sólo conocer los argumentos naturalmente en contra, sino de qué forma el eventual retiro de fondos individuales puede ayudar también en la reactivación de la economía, porque esta crisis se alargó y las medidas para aquello pueden no bastar. Esto va más allá de una postura ideológica o de notificaciones de descuelgue de acuerdos.

Pues bien, esperemos que toda esta performance sea sólo eso, de lo contrario, es evidente que este gobierno no quiere entender que no se trata de lo uno ó lo otro.

Son ambas y todas las medidas necesarias para enfrentar una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes. Para ello la base es la competencia de gobernar, hacerlo para todos y no sólo para su propio sector (económico o político).

Lo que prefiero entender de todo este desempeño del Ejecutivo es que recoge lo urgente e imprescindible de retomar la discusión de fondo respecto la Reforma Previsional, cambios estructurales. Y que aquello se hará con un horizonte de tiempo acotado de uno o dos meses escuchando a los distintos sectores.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas