Ley de Donaciones, avance necesario

Hace casi un año atrás impulsamos un proyecto de acuerdo que consiguió el apoyo transversal del Senado para solicitar al Presidente de la República el envío de un proyecto de ley que elimine las trabas críticas para las donaciones a organizaciones de la sociedad civil.

Ello pasa por actualizar las materias contenidas en leyes de Rentas Municipales y de Fines Sociales, resolver las trabas para donar, poniendo al día las materias de interés público, mejorando la transparencia y dar certeza al donante. Recoger esta necesidad ante la crisis en las organizaciones solidarias es capital para evitar el cierre de miles de programas de instituciones que fueron quedando sin recursos en medio de las crisis sanitaria y económica que atravesamos.

Pues bien, esta semana nos reunimos con actores de la sociedad civil interesados en esta ley Corta de Donaciones que avanza en su tramitación, siendo respaldada por la Sala del Senado la idea de legislar el proyecto enviado por el Ejecutivo en julio de este año. Claro que, al ser vista en Hacienda, se adelantó que el texto del Gobierno requiere de "indicaciones profundas".

Ello porque la norma tiene una relevancia que trasciende el anuncio en la Cuenta Pública Presidencial, ojo que es fundamental para que este tipo de organizaciones puedan ser parte de la reactivación económica. Y es que es un hecho que muchas han debido reducir drásticamente su labor o definitivamente cerrar, lo cual ya ha provocado un aumento del desempleo, dejando a muchos beneficiarios sin su ayuda. Pero debemos hacerlo bien.

Por ello es que vamos a insistir en lo propuesto en el proyecto de acuerdo y en particular reemplazar el límite para donar de 10% de la Renta Líquida Imponible por un límite único en UTM igual al existente en otras leyes de donaciones vigentes. Además de mejorar los mecanismos de transparencia y fiscalización por el Servicio de Impuestos Internos para estas donaciones; incluir a donantes personas y empresas, así como incluir asuntos de interés público relevantes como la salud, el medioambiente, los derechos humanos, los pueblos originarios y la población migrante, entre otros.

Por ahora concordamos en la insustituible la labor de las 213.064 organizaciones de la sociedad civil activas, que se ha visto gravemente dañada y seriamente amenazada por la dramática disminución de fondos públicos y privados que antes estaban disponibles para su labor.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas