Presupuesto 2022: ¿Recortes normales?

Hemos expuesto la relevancia y manifestado la voluntad de una tramitación de Presupuesto 2022 consensuado y transparente, lejos de la coyuntura del día a día y donde la óptica técnica sea complemento del criterio centrado en las necesidades de las personas.

No obstante, luego de escuchar en la Comisión Mixta de Presupuesto los detalles de la propuesta de Hacienda -que dice haber presentado un Erario "de normalidad"-, nos encontramos con que el texto trae consigo una contracción del 22% del gasto fiscal ejecutado. Cómo podemos hablar de asegurar prestaciones si lamentablemente al revisar las primeras partidas presupuestarias distinguimos recortes a programas de apoyo social y productivo, que son relevantes para la recuperación que debemos impulsar.

No nos parece que sea una buena decisión del Gobierno que el programa de fortalecimiento de la educación disminuya en 23% para 2022, que se disponga de -4,6% en los recursos de los programas de seguridad ciudadana, que en Corfo el presupuesto caiga 19,5%, afectando así el apoyo al emprendimiento de las pymes, por sólo citar algunos de los recortes que pudimos detectar.

¿Le parece lógico a usted estrechar los fondos públicos destinados a educación pública, a seguridad pública, a las pequeñas empresas? A nosotros tampoco. Hemos hablado de transparencia, entonces sinceremos estos datos: caen 23,1% los recursos para el fortalecimiento de la educación escolar pública, esto revela que para esta administración claramente no es prioridad mejorar la calidad de enseñanza de la cual depende la mayoría de nuestros estudiantes.

En caso de Corfo caen los préstamos de apoyo para las pymes en más de $13.000 millones, 22%. Un descuento incomprensible cuando el país necesita recuperarse de la crisis que hemos atravesado producto de la pandemia. Queda claro que las fichas están puestas en el consumo para reimpulsar la economía, tal como se ha ido dando.

Otra incongruencia en este presupuesto viene de la mano de la rebaja de gasto en los programas de seguridad ciudadana, que, en transferencias corrientes, cuentan con -4,6% para 2022. Ello mientras el último estudio sobre victimización de Fundación Paz Ciudadana da cuenta que en 31,6% de los hogares al menos una persona ha sido víctima de un robo o un intento de robo durante los últimos 6 meses. Programas como Seguridad en mi Barrio tendrá -5,6% de inversión, así como el Denuncia Seguro bajará 43% de su fondo. ¿Es esta esta caída de recursos de casi $1.500 millones para 2022 consistente con ese slogan de La Moneda de "Intensificar la lucha contra el narcotráfico"? ¿Es eso un recorte "normal"?

Punto aparte merece que el sector cultural tenga otra vez menor presupuesto disponible para 2022, cayendo 12%.

Lo hemos dicho y seremos majaderos si es necesario, vamos a seguir insistiendo como en años anteriores en las claras prioridades del país para 2022. Se requiere un mayor impulso fiscal destinado a la reactivación de una economía contraída. Es vital más apoyo fiscal e inversión pública en infraestructura hídrica, en un potente plan de viviendas dignas, pero también destinar fondos en las pequeñas empresas, al sector cultural, a la educación pública, en enfrentar la inseguridad de los barrios. Sin embargo, esas necesidades de la ciudadanía no están reflejadas en el Presupuesto 2022, por ahora.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas