Primarias DC: Participar es ganar

En las últimas elecciones hemos tenido la dificultad de que como conglomerado -hoy de oposición- no logramos una propuesta presidencial monolítica, sino que una apuesta atomizada, que en la última elección nos impidió ganarle a la opción de la derecha.

Me alegro que la mesa del Partido Demócrata Cristiano se abriera a cambiar de estrategia, porque lo que primó por sobre el realismo político en los últimos años fue la identidad y el camino propio. Hoy es aún más evidente aún que, si en la oposición queremos la oportunidad de ofrecer una alternativa democrática y programática de Gobierno, hay que asociarse con otros.

El desafío actual es ejercer ese liderazgo, el cual definiremos entre todos, por ello la importancia de estas primarias. Si el día de mañana gana alguien que no es de mi partido o mi agrado, dentro del conjunto uno entiende que para construir mayorías hay que ceder y compartir. En eso lo peor que hizo nuestro partido en la última elección presidencial fue aislarse y creer que solos se podía ganar, y al contrario, contribuimos a un desorden mayor en la oposición y el consiguiente triunfo de la derecha.

De ahí la relevancia de una participación contundente en las urnas que nos permitirá definir un liderazgo altamente representativo como partido, un camino crucial como PDC donde lo más importante es lo que se viene adelante: La propuesta común.

En ese sentido, lo que sigue es reconocer que tenemos la obligación de buscar con otros los acuerdos posibles para conformar esa plataforma de gobierno que vamos a ofrecer al país. ¿Quiénes pueden ser esos otros? Ahí coincido en que deben estar los quieran estar. Y si con muchos de ellos, por ejemplo, tenemos acuerdo en lo previsional, en cómo queremos avanzar una nueva Constitución, o en el necesario énfasis de lograr un crecimiento económico con alto sentido social, y buscar mayor igualdad, es probable que podamos tener la posibilidad de compartir una propuesta común que nos dé mayor espalda. Hoy necesitamos sumar.

Por ello insisto en que esta primaria es el primer paso, y como tal, debemos consolidar el camino con una gran participación, la que nos entrega aún mayor legitimidad como opción programática de eventual nuevo gobierno. Todo este proceso va más allá de pensar en una candidatura o persona, sino de generar una alternativa que entregue capacidad de gobierno al país.

Para eso se necesita tener un mínimo de ideas comunes con tal de plantear una idea de sociedad, una propuesta programática que haga sentido a los chilenos. No se necesita ni farándula ni populismo, menos demagogia y confiar en el falso termómetro de las redes sociales. Así se demostró en las dos últimas votaciones primarias, cuyo resultado saludo como el resultado de un proceso que significó la concluyente convocatoria a las urnas.

Las candidaturas que se medirán este domingo, Ximena Rincón y Alberto Undurraga, apuestan a ser un aporte desde el denominador común que surge para transformarse en una carta presidencial que aporte como real alternativa de competencia desde la centro izquierda. Participar en esta definición es crucial, participar es ganar.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas