¿Qué decirles a los niños de lo que está pasando en Chile?

¿Cómo contarles a los niños y responder sus preguntas frente a lo que está pasando en Chile?

Frente a lo que está sucediendo en el país, es importante que los adultos les prestemos atención a los niños y niñas, que a veces quedan como espectadores, sin explicaciones. Es natural que estemos preocupados por lo que ocurre, manifestándonos por los cambios que queremos y tratando de solucionar los problemas que están afectando nuestras rutinas, cómo llego al trabajo, qué hago si durante el toque de queda debo salir por una urgencia, y en este contexto, también es normal que muchas veces se nos olvide prestarle atención a lo que está sucediendo con los niños y que estos comiencen a hacer preguntas al respecto, ¿qué pasa?, ¿por qué?

Muchos incluso pueden sentirse asustados a causa de lo que ven o escuchan a su alrededor. ¿Qué hacer para calmarlos y dar respuesta a sus inquietudes? 

Resulta fundamental, en estos momentos, que procuremos estar disponibles para explicarles y “traducirles” lo que pueden no entender. Por eso, me gustaría compartir algunas recomendaciones desde la crianza positiva, que pueden ayudar tanto a padres y madres, como abuelos, tíos, educadores, cuidadores o quien tenga a su cargo el cuidado de niños y niñas.

Prestémosles toda nuestra atención por unos minutos y escuchemos qué creen ellos que está pasando.

¿Qué es lo que han visto o escuchado?

¿Por qué creen que sucede? A veces han tomado secciones de lo que ocurre, construyendo sus propias explicaciones, que es necesario aclarar.

Tratemos de que no dejar el televisor o la radio funcionando todo el día, con mucha información e imágenes que no pueden procesar.

Aclaremos aquellos puntos en que puedan estar confundidos.

Procuremos darnos el tiempo para responder a cada una de sus preguntas, con lenguaje adecuado para su edad.

Evitemos entregar demasiada información. Optemos por respuestas simples, que puedan entender.

Mostrémosles lo que están haciendo algunos adultos para resolver la situación y expliquemos que no va a ser para siempre.

Pueden querer estar más cerca de nosotros, dormir juntos, que no los dejemos solos o incluso puede que vuelvan a presentar conductas de cuando eran más pequeños (hacerse pipí, querer que les demos la comida, dormir con la luz prendida), lo que es muy normal. 

Permitámosles que jueguen y dibujen, los ayuda a procesar lo que está pasando.

Tratemos de mantener alguna rutina, que les da estabilidad. 

Por último, recordemos que los niños y las niñas nos están mirando constantemente, aprendiendo de cómo reaccionamos, de cómo nos tratamos y de cómo resolvemos lo que nos parece injusto y nos da rabia. Usemos esto como una experiencia de enseñanza.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas